EPT San Remo 2012 – Hasta el año que viene – Parte 3

San Remo – Italia. – Había llegado el momento importante del viaje . Trasladarme hasta San Remo a  jugar uno de los EPT más importantes de Europa. Y la novena edición iba a contar con mi presencia. El viernes 5 por la mañana tomé un tren desde Pogibonssi,  y luego de dos trasbordos llegué por la tarde a San Remo, por sólo 26 €. Había reservado el  Hotel Liberti, a unos pasos de la estación de tren por €40 la diaria. Un hotel simple, sin lujos, muy limpio y con wi-fi. A 10 minutos andando se encuentra el Casino de San Remo, que esta vez  estaba decorado con gigantografías de Pokerstars, acordes a la ocasión .

Aunque parezca mentira,  tardé más de una hora en anotarme para jugar el Día 1 B:
Paso A:  sacar la tarjeta de jugador del casino.
Paso B:  sacar la tarjeta de Pokerstars .
Paso C:  ir a la caja a pagar €5300. Como mi pago era en efectivo, no me lo podían tomar. Tenía que ir al primer piso del casino a cambiar el dinero por fichas , como que iba a jugar y con esas fichas volver allí a pagar la inscripción.
Paso D: subí al primer piso y en la caja del casino me informan que según las leyes actuales de Italia sólo me podían vender €1000 por vez , o sea que tenía que hacer la fila 5 veces!!!  Sin embargo me dan la opción de pagar con la tarjeta de crédito, cosa que no me desagradó en absoluto.
Paso E: volví a la caja del torneo para pagar con la tarjeta , pero American Express es la única que no aceptaban, todas las demás si.
Paso F:  volví a subir e hice 5 veces la fila .
Paso G: bajé y finalmente ¡me inscribí al torneo!

Más de una vez en todo este proceso tuve ganas de mandar el torneo al mar, pero haber venido hasta aquí y no jugarlo era un despropósito.
 Ya eran las 20 hs. y yo jugaba el día siguiente a las 14 hs . Fui en busca de un poco de acción en cash, previo análisis de las caritas que estaban jugando el Día 1A. Mercier, Negreanu, varios November Nine 2011, todos los Pro Pokerstars se habían hecho presentes. Argentinos, Leo Fernández, Nacho Barbero y yo solamente, por Brasil Akkari y algunos más.
Después de otra hora de espera, pude sentarme en cash. Mesa €5-10 fue la única opción. Había €2-5 con mucha más demora y €20-40. El máximo de carga es €3000, se permite struddel sólo desde UTG y la comisión es del 2,5%.  Los dealers no son buenos y no tienen mezcladores automáticos. Cargué €1650 porque no quise hacer más filas para comprar fichas (la ley dice que podes comprar solo €1000 por vez ) ya que no te venden en la mesa. Al ser una mesa relativamente cara para mí, decidí concentrarme al máximo, no buscar flips, y encontrar buenas oportunidades en las cuales jugar por potes grandes. Todo esto mientras analizaba a mis rivales . El nivel era bueno, sólo había pequeñas ventajas en dos hombres mayores pero que cargaban de a 300 que era el mínimo . Los raises todos proporcionales , x3, x4, máximo x 5. Jugué 5 horas  y después de estar € 300 abajo, logré remontar y me retiré €370 positivo. La mesa había quedado corta y necesitaba descansar para el día siguiente. Otras dos filas para cobrar y por fin, rumbo al hotel.
Asiento 5 de la Mesa 23 fue mi lugar en el Día 1 B del Main Event. Los mejores iban pasando de aquí y para allá , pero por suerte ninguno caía en mi mesa. Fue una mesa tranquila en nombres, con un par de italianos que eran los peorcitos y un francés que le gustaba abrir corto una vez de cada tres. Dos asiáticos, un noruego y un par de rusos completaban la mesa . Los niveles son de 75 minutos y se comienza en 50-100, con 30.000 en fichas .
Primera mano del torneo, un asiático en posición dos abre a 250. Yo con AK lo llevo a 950 y las tira. Jugué un par de manos más y recolecté 1500 fichas . Venía todo tranquilo hasta que me meto en un problema innecesario. En BB tengo KTs, viene de 250, con varios call y decido pagar 150 y ver el flop que fue K84 draw (no el mío). Doy check  y el raise inicial continúa con 450 en un pote de 1000. Decido subirme para evitar que entren los demás, y lo llevo a 1050.  Quedo con él, en un pote de 3100. El turn 4. Vuelvo a mandar, esta vez , 2500 y paga para un pote de 8100. El  river es un 3 que forma color. Decido hacerme cargo de ese color y hacer una apuesta fuerte con el propósito de que tire un posible rey mejor que el mío o que me pague con un par menor pensando que estoy con aire. Si me resubía no había dudas que la estaba perdiendo y foldearía. Apuesto 5100. Casi ni pensó y pago con KJ, un pago que puede llevar dos nombres, grandioso o… ¡dudoso! Cerré el nivel 2 con 19.600 y bastante molesto con esa mano.
En el nivel 3 sigo en caída libre hasta 14 K y me juego la vida con AK. En SB viene de fold, y el botón sólo completa. La subo fuerte a 700 y paga para un pote de 1600. Flop 742 decido hacer check- raise y que sea mi mano. Como era de suponer en un asiático, ante ni debilidad apuesta 1000 y yo lo llevo a 3300. Paga para un pote 8200. El turn un 2  y yo all-in de 12500. Pensó un rato largo y las tiró. Con esa mano me fui a 19 k , pero enseguida volví a bajar a 14 k en una mano que aguanto dos barriles con top par y me cruzo con AA. Iba y venía sin rumbo, si bien un torneo con semejante estructura se puede jugar teniendo la mitad del stack, la cabeza comienza a trabajar de forma negativa. Busqué concentración y comencé a esperar la oportunidad para el cruce que necesitaba. ¡Y llegó sobre el final del nivel 4! Viene de raise de 600, un call y yo con QQ llevo la parada a 2050. El botón que aún no había participado se sube a 5500, fold de los dos y all-in mío de 13900. Sabia que mínimo era AK lo de él, sólo esperaba no ver ases. Fue AKs y el cruce para mi lado, lo que me llevó  a 29 k y la oportunidad de empezar de nuevo.
En el nivel 5 comenzaron los Antes y los tri y four bets estuvieron a la orden del día. Esta gente parece sentir placer en esos momentos. Lo que siguió del día me encontró flotando entre los 20 y los 30 k sin poder despegar para cerrar el día después de 8 niveles casi a las 3 de la mañana con 18.600. Las ciegas al día siguiente comenzaban en 400-800- ante de 100, lo que me dejaba con una M de 8 y necesitando una posibilidad de doblarme en los dos primeros niveles. 430 participantes sobrevivieron de los 798 que comenzaron y € 800.000 para el vencedor .
El día siguiente me encuentra en la Mesa 23, asiento 6 y en posición 8 el chip líder del torneo, el ucraniano Samuel Trickett, el mejor jugador de Europa 2011, con 178.000 fichas.

En la séptima mano del día , recibo KK y subo a 2000. Cut-off me lleva a 5500. Ya sentí algo raro dentro mío cuando pagó mi all-in en el acto. Eran ases y mi salida del torneo. En una mano así, uno maldice de su suerte, pero yo me fui tranquilo. Convencido que realmente hubiese sido mas doloroso estando con 40 o 50 k en fichas. En ese momento de mi torneo necesitaba un cruce sí o sí , un par de 8 lo iba a jugar a fondo de la misma manera, por lo que hayan sido reyes contra ases fue solo una anécdota .

Ni siquiera eran las 14, 30 hs del domingo y recordé que esa noche en Milano se jugaba el clásico de la ciudad, Inter-Milán. Pensé que quizás estaba a tiempo de buscar un tren y disfrutar de un derby que siempre quise ver. Fue así que con el tiempo justo, previo check out del hotel, a las 15,15 hs. subí a un tren que me dejaba a las 19hs. no tan lejos del estadio San Ciro. Tan sobre la hora subí al tren, que no me dio tiempo de sacar el boleto. Una vez arriba fueron pasando las estaciones sin que nadie me cobrase y cuando solo quedaban 2 horas para llegar, ya era a mí al que le gustó la idea de no pagar.
Veinte años de ir a ver a Racing a todos lados, las  primeras épocas en tren, me daban como favorito para lograrlo. Sólo necesité de una parada, creo que fue Génova, para pasarme desde el primer vagón  a uno de los últimos, evitando a los controles que venían de atrás para adelante. El metro me acerco al estadio, donde me encontré con mi amigo Matteo, a quien llamé desde San Remo cuando decidí la travesía, para que me consiguiera un ticket para la curva del Inter, del cual él es hincha, y para asegurarme volver con él en su auto a Pogibonssi, donde estaré quince días más . El Inter ganó 1-0 con gol de un argentino que no suele hacerlos, Walter Samuel. Y no puedo terminar este relato, sin expresar mi sorpresa al ver camisetas mezcladas  tanto en el metro, en la  calle , e inclusive en partes de las tribunas, sin un mínimo incidente. Hasta después del partido, donde unos festejaban y los otros maldecían. En Argentina sólo en el metro hubiese  habido una docena de muertos .

En lo que se refiere a póker, trataré de que el cash en el pueblo equilibre lo del torneo, aunque al ser pocas horas por semana que se realiza la partida, ya no depende tanto de mi.
San Remo fue un pasito más en mi carrera. Todo suma, a pesar de no haber cobrado, la experiencia, y codearse con la élite del póker mundial una vez más, es algo que en el largo plazo, me va a dar la diferencia .
Y como ustedes me conocen bien, saben que la apuesta para el año próximo va a ser mayor todavía:  repetir San Remo, pero sumándole unos días antes Wsop Europa en Cannes Francia.

MARCELO STONES

Puedes contactarte con Marcelo en su Facebook

Dale me gusta a nuestro Facebook escribí y comentale  a Marcelo Stones  y seguí su historia de cerca !

.

Comments Closed