EPT San Remo 2012 – Las horas previas – Parte 2

Mi arribo a Italia fue sin inconvenientes. Una vez más, mi pasaporte de la comunidad europea me dio el privilegio de pasar sin demoras por la aduana. Tener la doble nacionalidad , argentino-español, es una de las mejores cosas que me han pasado. Desde jugar grandes torneos en Estados Unidos, sin tener que dejar porcentajes  en caso de cobros, a no tener que pasar por los problemas de visados y  hasta evitar controles, son algunas de las ventajas que esta condición de  ciudadano europeo otorga.

Desde el Aeropuerto de Fiumicino, Roma, un trayecto de 1 hora en tren me situó en la Estación Roma Triburtino. Tomé un bus de la empresa Senna que me llevo hasta Poggibonssi, donde  Matteo me estaba esperando . Mi amigo italiano tiene un buen pasar económico. El día a día lo hace con dos peluquerías, y la diferencia grande con la compra de terrenos y la construcción de departamentos. La crisis europea parece no haberlo tocado. Un Mercedes Benz descapotable último modelo, una moto de alta cilindrada BMW, y una casa a todo lujo en el medio de un hermoso viñedo, lo ubican por encima de la media en un pueblo al que hace unos años, se lo veía mejor. Matteo está por fuera del póker y le cuesta entender que yo pueda vivir de este “jueguito”, tal como el lo llama.

Al día siguiente de mi llegada, fui en busca de la primera mesa de cash. El lugar era diferente a cómo estaba en mi última visita, lo mismo que algunas caras. Lo que no había cambiado,  el nivel de los jugadores: siguen dando ventajas considerables.

La mesa es €1-2, la mayoría de las manos se hace strudel de € 5, aunque no es obligatorio. El máximo para cargar es €500, aunque vi  re comprar por más y nadie dijo nada. El mínimo es € 100. Las luces son irreales , porque los raises son desproporcionados como en Argentina . Llegué a ver alguna subida por € 35, y no por ello evitó que varios pagaran.
La mesa abre lunes , miércoles y viernes de 17 a 20 HS y generalmente entre 9 y 11 jugadores se hacen presente. El organizador, inteligente, tiene dos jugadores comodines para completar la mesa en caso de poca asistencia. La comisión es al boleo, pero no se aprovechan. Por ejemplo en un pote pequeño de € 35, sacan € 1 o € 2, y en uno grande de por ejemplo €800, no sacan más de €15.

Mi primera sesión en la mesa fue derrota de € 540, pero con dos manos desgraciadas en donde el river jugó en mi contra. A los dos días  todo se normalizó y terminé la sesión casi €1.000 positivo.
Dos manos sirven para darse cuenta del nivel de la mesa:
De entrada recibo KK, viene de raise de €23 de un jugador que me conoce de mi última visita de hace tres años, en la que gané una cifra que quedó en el Guinness del pueblo . Con esto quiero decir que él tenía mis antecedentes. Yo re subo a € 70 y él después de dudar unos segundos, me lleva a €190, con €200 más atrás. Esa mínima duda que tuvo me resultó real, y si bien es una mano que no suelo tirar en una mesa así, me terminó de convencer que no era AA lo que tenía en su mano.
Fue all-in mío y call de él con QQ . 80% de favoritismo para mi, y fue sin sorpresas, para casi doblarme.
Cerca del final de la sesión con 66 hago escalera con board  T5432. Uno con A5 me pagó un all-in de €250 en el river, pensando que su escalera para abajo era buena.

Esa misma noche, el organizador de la partida, me invitó a otra en Florencia. Acepté con agrado. Cuarenta minutos separan una ciudad de la otra. Fuimos en su auto, previa cena en un lugar napolitano altamente recomendable. Esta nueva mesa era en un departamento muy bien equipado. La gente que participó se notaba que era de buen pasar económico y el nivel, era todavía peor que en la anterior. Las luces eran € 1-1-3. El strudel era obligatorio y podía ser de €4 o €5. Carga máxima de €500. Bebida y comida gratis, comisión idéntica al primer lugar. Sólo había una mesa, que de 23 a 05 hs. se mantuvo completa .

Cerré positivo € 560, con la sensación de que si hubiese arriesgado un poco más, podría haber agrandado el número. Había un punto claro que no se perdía ningún flop, sea el raise que fuera, y se convirtió en el donante de casi toda la mesa. Su pérdida no bajó de los €2000.
El resto de la mesa sin ser buenos, no eran un desastre, pero sí muy predecible. A la hora de estar jugando, ya sabía con qué rango hacían cada uno de sus movimientos.
El dealer era profesional y no había que preocuparse por algún error suyo .
Quedé conforme con  jugar estas dos mesitas . Son casi sin riesgos y si marcha todo normal, tendría que hacerle una diferencia en mi estadía .
Para el viernes 5 ya reservé el hotel en San Remo, donde  el sábado 6, jugaré el día 1 B del Main Event.

La próxima parte de esta historia será desde allí .
Abrazos y buenas decisiones .

Marcelo Stones

Reviví todos los viajes de Marcelo Stones desde aquí

Todo sobre el EPT de San Remo 2012

Comments Closed