Equipo SWAT interviene un High Stakes privado, requisa el 40%

Aunque suene de película, las cosas en Estados Unidos a veces parecen salidos de una entrega de “Duro de Matar”. Es que un equipo de SWAT (la unidad especial de policía del país) fue enviada a interrumpir un juego privado de poker en una casa en Great Falls, Virginia con rifles en mano y a decomisar parte del dinero en juego.

El lugar, que había gozado hace años de la presencia de tales como Phil Laak y Antonio Esfandiari y poseía importante reputación, se manejaba con un mínimo de $20.000 dólares de caja en crédito (si se perdía plata se escribían cheques por la deuda) para entrar mientras la casa cobraba su rake de 1.5 %, para “dealers y asistentes que busquen café y demás”. Solo se jugaba Omaha PL o NLH. Aunque la comisión sea baja, esto convirtió al hecho en “una empresa criminal” por lo tanto así debió intervenir SWAT, que resultó exagerado ya que no había armas, no se presentó resistencia y en palabras de uno de los jugadores “si mandaban un detective viejo con una orden obtenían el mismo resultado”. Otro, quien también permaneció bajo el anonimato y aclaró que es profesional dedicado al juego mencionó que “vio cascos en la oscuridad del patio y de repente 9 oficiales estaban entrando con rifles en mano y preguntando si alguien tenía armas. Era irreal”.

SWAT decidió dejar el 60 por ciento del dinero de los jugadores y quedarse con el 40 % aunque por ley el dinero decomisado en esas situaciones puede ser el 100 %. Esta no es la primera vez ni la última que Virginia interviene un juego clandestino, incluso llegando a gastar millones en su afán por detener apuestas deportivas y bookies “caseros”.

 

 

Comments Closed