Cinco manos históricas de las WSOP

El Main Event 2019 de las World Series of Poker sigue su curso en estas dos primeras semanas de julio y mediada la competición qué mejor que repasar algunas de las mejores manos que hemos visto en estos campeonatos a lo largo de la historia. Si no es nada fácil llegar hasta a estas series y hacer buenos números, mucho menos lo es tener que demostrar tu valía en otros eventos menos reconocidos a nivel mundial, y donde solo los más talentosos salen beneficiados.

Muchos jugadores tuvieron que empezar desde la base, en pequeños casinos de sus ciudades, o incluso aprovechando los típicos bonos de bienvenida de que dan los casinos online para no tener que pagar por jugar un dinero que no tenían. Varios de ellos están durante este mes en el Río Las Vegas Casino, donde se va a poner en juego un nuevo brazalete de campeón, junto a premios muy cuantiosos.

Los mejores jugadores estarán en vivo en este torneo y harán disfrutar a los aficionados al poker, como ya lo hicieron otros en el pasado. Buen momento para recordar algunas de las mejores manos y las más chocantes que hemos visto a lo largo de la historia de las WSOP. Espectaculares la mayoría y con emoción hasta la última calle.

Alguna que otra se quedará en el tintero. Alguna más clásica con el griego Archie Karas como protagonista desafortunado o alguna más reciente en la que la suerte corrió en favor del argentino Eduardo Arias. Pero no todas pueden estar en este Top 5.

Jarvis vs Mizrachi

Una de las manos más locas de la historia de las WSOP la protagonizaron el canadiense Matthew Jarvis y el americano Michael Mizrachi. La mesa final de las series de 2010 les enfrentaba y jugaron una mano que quedará para siempre en la memoria por la emoción vivida.

Tan solo se llevaba una eliminación en la tabla final, pero el stack de Jarvis estaba ya muy afectado. Tanto que tuvo que ir con all-in al llevar de mano una pareja de nueves. Mizrachi pagó con un as y una dama de diamantes, ya que quería eliminar a otro hombre peligroso. El bote ascendió a 31.500.000 y los dos jugadores se levantaron y se desprendieron de sus objetos de camuflaje para sufrir con las cinco calles que estaban por mostrarse.

El flop era de dos damas y un ocho. Los seguidores de Mizrachi se venían arriba, mientras él les pedía calma desde su asiento, aunque él ya solo podía mantenerse de pie. Jarvis lo tenía muy complicado, pero el 9 de picas hizo su aparición para darle un full house que le hacía celebrar como nunca. Las tornas habían cambiado y el canadiense ahora rezaba porque el river fuera de una carta baja.

A Mizrachi solo le salvaba el poker de damas o un as con el que hacer un full mayor al de Jarvis. Y el as de picas volvió a voltearlo todo y le dio la victoria al estadounidense, que ahora sí se fundía con su público en un abrazo conjunto. Su rival se quedaba con cara de circunstancias y el aficionado con la sensación de haber vivido una mano para el recuerdo.

Zeidman vs Harman

No fue en la mesa final, pero sí en el Main Event de las WSOP de 2005 cuando Jennifer Harman y Cory Zeidman tuvieran un encontronazo brutal. Ella se lanzó a la acción con una pareja de damas, mientras que él pagó con nueves y ochos de diamantes. En medio también se metió David con un as y un seis, pero tras la aparición del flop foldeó.

Dama, jota y diez de distintos palos le daban escalera y ventaja a Zeidman, aunque Harman seguía con opciones con ese trío en damas y una sucesión de cartas algo bajas para su adversario. Cory subía la apuesta y Jennifer decidía pagar el turn. La valentía la premiaba con un 10 de diamantes con el que completaba el full house y neutralizaba la mano de su oponente.

Harman permaneció con su estilo tranquilo y calmado que le caracteriza y dejó que Zeidman cayera en la trampa y resubiera para el river. La estadounidense apostó más fuerte aun y su compatriota se la jugó y decidió ver la mano. Sus opciones pasaban por la dama de diamantes o el siete de este mismo palo, con los que completar escalera de color. Cayó el siete y al all-in de Zeidman sirvió para que la mujer lo viera y su stack quedara muy tocado.

Farha vs Hudson

Otro hecho histórico por el momento en el que se produjo. Sammy Farha y Oliver Hudson recién se sentaban en la mesa del torneo del circuito WSOP 2005. La mano inaugural era de as de corazones y 10 de diamantes para el primero, mientras que el segundo se quedaba con los dieces de picas y tréboles.

Pocos se esperaban que el flop fuera a ser de dos ases y un diez. Full house para Farha y cero posibilidades para Hudson, que todo lo que apostara lo perdería. Convencido de que su trío de dieces podía ganar, el estadounidense hizo all-in y se fue a casa tras haber transcurrido solo 90 segundos del inicio de la mesa. De récord.

Moneymaker vs Farha

Sam Farha no solo iba a salir victorioso de una de estas manos históricas, sino que también salió perjudicado dos años antes, en la mesa final de la WSOP 2003. Chris Moneymaker era su rival en el cara a cara final por ver quién adjudicaba la victoria del torneo, con más de dos millones de dólares en juego.

Moneymaker fue con todo con un siete y un rey que no consiguió ligar con nada. Su única opción era farolear a un Farha que tuvo proyecto de color y que finalmente se quedó en pareja de nueves. Eso le hizo dudar ante el all-in que se marcó el contrario tras el river, además de haberle subido la apuesta en el turn. 

El temor a una escalera, color, e incluso alguna doble pareja achantó a un Farha que se tragó un bluff que ya es histórico en el circuito. Moneymaker se acabaría haciendo con la victoria en dicha competencia.

Montgomery vs Eastgate

Y por último nos vamos a la mesa final de las WSOP 2008, en la que el danés Peter Eastgate se hizo con el brazalete de campeón. Entre sus duros escollos estuvo el de superar al canadiense Scott Montgomery, que se veía presionado por su bajo número de ciegas y decidió tirarse al all-in con as y tres de diamantes. Su rival en el cara a cara tenía pareja de seis.

Más de 13 millones de de bote y el flop que hacía soñar a Montgomery con un as, y una dama y un cuatro que de poco servía a ninguno. Su gente celebraba y más aun cuando otro as hacía su aparición en el turn. Eastgate se encomendaba a un seis para completar un full house que hundiera a su rival de Canadá.

Caprichoso destino que tuvo muy en estima al que a posteriori sería el ganador. El seis de diamantes dejaba con cara de poker a Scott y le mandaba a casa en quinta plaza.

Comments Closed