Macao 2014 – Explorando el terreno – Parte #2

Macao – China.– No fue fácil terminar de decidirme en viajar por primera vez a China. Un lugar totalmente desconocido, una cultura extremadamente diferente, las casi 48 horas de viaje para llegar y no saber con lo que uno se va a encontrar en las mesas, hacen de este lugar poco explorado por los sudamericanos, un difícil destino. Varias veces escuche decir que es la “nueva Las Vegas” y que la acción en las mesas es increíble. No me podía quedar con las ganas de verlo con mis propios ojos.
Programe mi viaje pasando primero por Italia, para descansar durante tres semanas en la bella Toscana donde tengo un amigo que siempre me recibe junto a su familia, en una casa con todas las comodidades en medio de viñedos.

El 11 de setiembre me embarque en un vuelo de British Airways con destino a Hong Kong, sabiendo que me esperaban casi dos meses de mucho trabajo, pero también de una atractiva aventura. Desde el aeropuerto tomé un tren hasta el centro y luego diez minutos de taxi te depositan en la Hong Kong Ferry Terminal que te cruza a Macao, navegando un poco más de una hora. Si bien todo esto lo había investigado por Internet, no fue fácil hacerlo. La comunicación -idioma- es casi nulo y no todos comprenden inglés, la mayoría de las veces yo tampoco. Obviamente las chances de encontrar a alguien que hable español son casi imposibles, pero a los ponchazos pude llegar al Hotel Guía que había sacado on-líne.

Ya en la noche del Viernes 12, -en todos los lugares del mundo los fines de semana mejoran las mesas de poker, es una máxima-,  a pesar de estar cansado por el largo viaje decidí tomar un baño y salir a la cancha.
Una caminata de casi dos kilómetros reconociendo el terreno, me desemboco en donde están los grandes casinos. Mi amigo Cacho Korn me había dado exactos datos de donde apuntar, fue así que mis primeras horas fueron en la mesa más económica del Casino Wynn, 25/50 Dólar Hong Kong ( unos 3/6 u$s ). Luego cruce al StarWorld Casino redondeando más de 12 horas de juego en los dos lugares, para confirmar que mi cuota de sacrificio había viajado conmigo.
Jugué dos días en esas mesas con una buena ganancia, pero sentía que no era lo que había venido a buscar. Sólo había acción de a ratos y no aparecían ninjas maníacos, era una mesa ganable pero no para semejante viaje. Entonces, decidí subir de nivel y pase a la de 50/100 dhk, unos 7/14 u$s. Y allí si, sentí la adrenalina de la que me habían hablado, no todo el tiempo, pero hay momentos que vuelan las cajas de un lado para otro. Fue en uno de esos momentos violentos que perdí mi primera caja entera (u$s 1500) a manos de uno de estos maníacos compulsivos que justo había recibido par de ases, para destrozar mi QQ en flop 884.
Ese día, -juego de noche duermo de día- me fui a dormir molesto. Había perdido en una mano toda la ganancia construida en dos días. Pero había pagado el precio para saber que a partir de ese momento buscaría siempre ese tipo de mesas y no bajaría de nivel. Fue así que esa misma noche metí la primer bomba, casi 4.000 u$s en doce horas de juego dieron el primer envión económico que tan necesario es en cada viaje.

En unos días llegarán mi hijo Nicolás, junto a Lucas Giayetto y Andy Viola para sumarse a esta travesía, que les iré contando desde Pokerlogia.com

MARCELO STONES
Seguí todos los viajes de Marcelo Stones  desde aquí.

Facebook

Twitter

macau-ferry

HK Macau Map

 

Comments Closed