No Set, No Bet: Cómo pensar los pares chicos

Jugar pares chicos pre-flop a veces puede ser un dolor de cabeza. Nunca nos van a dar la seguridad en el flop como si fuesen reyes, ases o reinas, y muchas combinaciones van a estar en situación de coin-flip (tiro de moneda) contra nuestros pares si se tratan de dos cartas superiores. Por eso, dependiendo del estilo de cada jugador, los pares pequeños (de 2-2 a 9-9 normalmente) se van a jugar de dos maneras: agresiva o pasivamente. Como siempre, existen peligros propios de los pares bajos: counterfeiting (que aparezcan pares más altos en las comunitarias), el  tener menos proyectos directos a color o escalera y la chance de que un par mayor nos domine completamente. ¿Cómo jugarlos? Examinemos ambas:

JUEGO AGRESIVO

Para jugar agresivamente hay que perderle el miedo al rival; y eso implicaría entrar pre-flop con un raise (sea x3BB, o un min-raise) y luego continuar la agresión en el flop, independientemente de si se consiguió o no el set. Esto por supuesto va a depender de muchas variables, las más importantes siendo cuantos jugadores se unen a nuestro juego pre-flop y de cuanto stack dependemos (si estamos abajo de 20 ciegas es all-in o nada) . Mientras más jugadores haya adentro,  más vulnerable va a resultar nuestro pocket pair. Si hay 5 en la acción por ejemplo, sería incorrecto apostar a un par sin set.

El juego agresivo con pares preflop espera que los otros especuladores entren a husmear, y luego se retiren si no les funciona. Y si les funciona, nos lo harán saber. Los jugadores loose-agressive se encontrarán cómodos jugando así, más si su imagen en la mesa puede camuflar cuando adquieren verdadera fortaleza.

JUEGO PASIVO

Esta forma de abordar los pocket pairs puede resultar la más segura y efectiva. El lema “No set, no bet” proviene del mundo del tenis, donde la mayoría de los partidos se ganan de a tres sets y responde a buscar el set en el flop y si no aparece, desaparecer de la acción. Mientras más bajo sea nuestro par, más presente se hace la chance de un posible counterfeit. Pero la verdadera fortaleza del set es que aunque nos toque pocas veces, cuando suceda podemos recuperar todas las veces que hemos entrado y no lo hemos conseguido. Es decir, jugar al set es muchas veces EV positivo, a menos que nos encontremos rodeados de oponentes cerrados de buena lectura.

Pero incluso así, los sets en el flop son muy difíciles de leer. Si alguien recibe par más alto, con un gran kicker, le va a ser difícil soltarlo, y nuestro set va a estar en posición dominadora. Incluso ante situaciones que nos dominen como escaleras y color, con el set en flop existe la chance de que el paño se empareje y se consiga full-house.

Ahora, resta que el jugador examine que manera va a afrontar sus pares pequeños dependiendo de su personalidad y de cuan efectivo le sea en la práctica.

Comments Closed