Poker Para Todos – La “cañerita” de Catamarca

Hola amigos de Pokerlogia, algunos viejos, otros nuevos, después de un tiempo largo vuelvo a escribir algunas palabras con la intención de seguir sumarle a nuestra renovada LOGIA, compartiéndola con conocidos, amigos, profesionales, pero todos con el mismo amor y pasión por el póker.
Como ustedes saben vengo del palo del fútbol y en innumerables ocasiones me pasó que las circunstancias me colocan en algún partido de poca relevancia, mientras se está jugando alguna instancia mucho más importante, de algún torneo mucho mas importante. Ejemplo, mientras algún colega está cubriendo la final de la Champions, en Múnich, yo estoy haciendo campo de juego en un partido de la Copa Argentina, por ejemplo en Catamarca. Y bueh, son momentos, dice el ex DT pincha Miguelito Russo.
Mientras nuestro Marcelo Stones nos cuenta sus aventuras desde la soñada WSOP, un humilde servidor les contará alguna aventura de cabotaje, porque esta LOGIA abarca cada rincón del póker, los busca, los descubre y los comparte con ustedes.
O creen que me quedé en Catamarca repasando las jugadas de Excursionistas vs Belgrano y Huracán vs Sacachispas ??Noooooo, en cada lugar de nuestro querido país busco algún reducto donde saciar nuestra pasión pokeril, y en casi todos los sitios buscando y buscando se encuentra. Así fue que después de hacer las averiguaciones pertinentes y luego de cumplir mis obligaciones laborales me dirigí al viejo, querido y siempre vigente “clubcito” en este caso en el centro de San Francisco del valle de Catamarca. El tema es que recién ahora el casino organiza torneos los días martes por la noche, si es otro día hay que ir al “círculo”. 
Mi primera visita fue fallida a medias. Llegué muy tarde porque el partido que cubrí terminó pasadas las 0 hrs., y me sorprendí al ver mas de 40 personas matándose a fichazos!!! Era un torneo habitual de día Miércoles con buy in de $100 y rebuys ilimitados de $50, la sensación fue espectacular, la mala noticia fue que recién había concluido el período de recompras y añadido con lo cual ya no había chances de jugarlo, y al consultar por mesas vivas no hubo quórum, ya que preferían jugar a la loba (juego que aprendí en mis orígenes de Santa Fe)

Dos meses  después la semifinal de la misma Copa Argentina me permitió volver a Catamarca y por ende al “círculo”, el partido vespertino me permitió ir a un horario más razonable al club por las dudas de que comenzara algún torneo, pero a diferencia de las mesas del Bellagio o el Bycicle, solo había una mesa chiquita y con alguna falta de mantenimiento.
Eran 4 personas jugando una viva de $1/$2 , asique con respeto(siendo foráneo es de lo más importante )pregunté si podía ser parte de la ronda, accedieron rápidamente, el mínimo para comprar era $20 y el promedio de compra era de $50, repartía una vez cada uno y de entrada empecé con buen karma. creo que jugué el 80% de los pozos, jugaban con Straddle, que ellos lo llamaban “CAÑERITA”, el que ganaba la mano de la Cañerita, que no necesariamente era el doble de la ciega grande, sino lo que cada uno decidiera (el promedio de la cañerita era de $10) cuando llegara su turno de ser UTG tenía que hacer la Cañerita  del mismo importe por el cual fue la Cañerita que ganó anteriormente, me lo tuvieron que recordar varias veces porque esa noche me “volaron” todas, me miraban como si fuera Durr o Ivey, y me pagaban siempre porque desconfiaban demasiado de que pudiera ganar una mano tras otra. Ni yo podía creer lo que ligaba, y al ser la ciega tan baja, resubía con casi cualquier mano, y en el showdown casi siempre bajé ganando.
Las sesiones eran de una hora, mas la vuelta, en la primera sesión cobré $680, haciendo levantar un par de jugadores que recompraron de $20, $50 y $100 y no estaban en su noche.
Estaba claro que quería mantener mi imagen de superpro, pero ya en la segunda sesión que luego de comprar mi segunda caja de $50 estaba nuevamente arriba con ganancias de mas de $300, empecé a plantearme si mis “amigos” se podrían llegar a molestar con el “extranjero” que les estaba ganando, asique como primera medida invité unas gaseosas para todos, y como segunda medida empecé a “conciencia” a perder algunos pozos menores. Segunda sesión y otra vez cobré $680, entre anécdotas futboleras e historias de cartas inicié mi despedida, con sonrisas antes de que me corran hasta el hotel. Conocí nuevos amigos y me di el gusto de gamblear un rato. Y sobre todas las cosas aprendí, que es uno de los objetivos que me pongo cuando me siento en algún lugar para hacer lo que mas nos gusta.  Cañeritas y poker para todos!!!!

Por: Rodrigo G. Lussardi

Comments Closed