Poker Para Todos – Poker Agrícola Ganadero

Teniendo en cuenta que el azar  me destinó vivir en un pueblo muy pequeño y alejado de los lugares poqueriles por excelencia; es decir; casinos y clubes multitudinarios, de todos modos me siento afortunado por formar parte de una de las movidas más interesantes dentro de las diferentes categorías de este deporte de la mente… El póker chacarero, el “Póker Agrícola-Ganadero”.

Conceptos del juego:

Manejo del bankroll: No existe (Ni el manejo, ni el bankroll)

Criterios de los buy in:

Esto en cosa de cada pueblo. En Quiroga, lugar de 2000 habitantes, se juega casi exclusivamente Torneo y cuatro veces a la semana. Allí, al menos veinte personas depositan el valor de 3 kilos de carne en la confianza de su juego. Muchos de los que esa noche sufren bad beat o shovean mal, al día siguiente comen pasta o arroz.

En caso de improvisar mesa viva, el buy in lo determina el jugador que menos plata tiene, siendo el total de sus morlacos el mínimo a fichar.

Estructuras:

En sus comienzos las estructuras fueron escasas y crueles, llegando a causar trastornos en el juego difíciles de reacomodar. Pero no imposible.
Las primeras mesas se desarrollaban en modalidad híper turbo, ya que con un stack de 3.000 fichas y las ciegas cada 15min. Pocos agraciados llegaban al 4to o 5to nivel, habiendo salido ilesos de los flips obligatorios de las primeras manos.

Por supuesto a esta estructura no la ayudó la cultura de juego que profesaban los interpretes: En ciegas 25-50 las subidas a 750 que aceptaban entre 5 y 9 jugadores en la mayoría de los casos, dejaba un saldo del 30% de los jugadores afuera del torneo, el 60% cortos y un 10% súper chip líder que pagaría con cualquier cosa, hasta con el comodín, los all in de los demás.

Por ese sistema es que todavía se escucha en las charlas de café: “A este juego si no ligás, no ganás”…

Hoy se disfruta mejor el juego con 20.000 fichas iniciales y algunos niveles más extensos. Aunque siguen ocurriendo los flips en las primeras manos.

Idiosincrasia de los jugadores:

Dijo alguien alguna vez: “Quiroga es un pueblo tan chico que todos los proyectos resultan enormes…”

Y es verdad… Los “Optimistas del flop” es un grupo bien identificado por todos y asumido por ellos mismos.  Éstos pagan todas las ciegas y subidas donde tengan algo invertido para conectar cualquier excusa que enferme al rival. Si pierde no se molesta y sale a buscar otra mano cualquiera.

Otros, también identificados, esperan tener una mano que les guste y clavan la caja sin importar el pozo existente ni el stack de nadie, ni como viene desarrollándose la mano: “Que piense el otro” suelen decir quienes lo hacen.

Hay quienes se desangran pasando, y quienes tratan de adaptarse al juego que prevalezca en cada partida para sacar rédito, éstos suelen ganar seguido, siempre y cuando mantengan la concentración y no se dé una noche favorable a los Optimistas del flop, ni a los “all in boy’s”.

Otras Yerbas:

Si bien ya casi nadie vive en el campo, y la mayoría nos parecemos más a un porteño que a un gaucho, hay mucho metajuego del Truco y  del Chinchón… que si no resulta, es respaldado por un filoso facón que siempre gana el bote.

Además, el Póker Agrícola- Ganadero ostenta el record de bucos consumados y croupiers desertores como vedettes ofendidas.


Por: Francisco Morresi

 

Comments Closed