Las tipologías del jugador de poker: ¿A cuál pertenecés?

En el poker predominan dos líneas para definir al jugador, cada eje con dos opciones. Se es o Pasivo o Agresivo (Passive/Agressive) y se es Cerrado o Abierto (Tight/Loose).

El primer eje inscribe el cómo se juegan las manos, y el segundo cuántas. Veamos dentro de las cuatro posibilidades cual se suscribe más a nuestra persona y estilo. Este croquis define los extremos para entender cada eje:

PASIVO/CERRADO:

Juegan pocas manos, y lo hacen de manera débil y especulativa. Esta combinación es la menos fructífera, y la menos recomendada al largo plazo. Estos jugadores solo entran con cartas fuertes (pares, figuras en suit) y casi siempre pasivamente. Un raise de ellos implica par de K’s o Ases. Son faciles de leer, y aplican mucho el call. Como juegan pocas manos, sus ganancias rara vez exceden sus pérdidas de ciegas y manos erradas.  Podemos llamarlos “Los Tímidos”, y para aprovecharlos tenemos que infundirnos de agresividad, robarles las ciegas y saber irnos cuando muestran esa interminente fortaleza según sus apuestas.

PASIVO/ ABIERTO:

Aquí podemos definir que este estilo es el que usan los menos avanzados, pero no por eso el que más desventajas trae. Estos sujetos son los que insultamos cuando nos clavan la escalera en el river, o que ven con 2/7 off y luego aprovechan con el flop mostrando tres sietes. Normalmente ven manos que otros no verían, ignoran las pérdidas de dinero según calls y raise y fallan en maximizarse cuando están en ventaja. Los podemos llamar “Los Novatos” o “Calling Stations” y para aprovecharlos, tenemos que llevarlos a un heads-up, correrlos con buenas cartas aprovechar el rango superior y tomar las ventajas del flop. Estos son jugadores que comunmente no entienden el slow play, dudosamente calculen las pot odds,  hacen jugadas dudosas como heroicas y no poseen mucho conocimiento teórico.

AGRESIVO/CERRADO:

El estilo más recomendado por casi toda la academia, requiere cierto nivel de aprendizaje afilarlo, pero es la que más paga a la larga. Juegan pocas cartas, y cuando las juegan lo hacen de forma tenaz. Sus raise son indicativos de cartas buenas, pero también entran en su léxico raises para cambiar la imagen, para robar ciegas y para hacer squeeze entre otras variables. Su rango de juego es mucho más angosto que el de los demás, y son los más temidos cuando levantan la voz. Los podemos llamar “Las Rocas”, y para poder aprovecharnos de ellos necesitamos un buen nivel de meta-juego o leveleo, pasar mucho tiempo con ellos para asimilarlos, robarles las ciegas y subir en los momentos indicados tanto como foldear cuando muestran un nivel de fortaleza alto: teman sus all-ins.

Ejemplos: Dan Harrington, Phil Hellmuth.

AGRESIVO/ ABIERTO:

Un estilo provocador, que funciona como un péndulo: puede traer grandísimas ganancias como durísimas pérdidas.  Estos jugadores traen el mayor nivel de bluff, tienen un rango más amplio y son más dificiles de leer ya que a tantas movidas agresivas disfrazan cuando recibe buenas cartas y polarizan su juego. Sus continuation bet pueden ser leídas como indicadores de fuerza o intentos de robos en igual medida. Sus apuestas agresivas traen como positivo folds forzados; pero cuando son atrapados por la telaraña de  cartas mejores todo su duro trabajo se va por el drenaje. Podemos llamarlos “Maníacos”, y la manera más efectiva de vencerlos es enfrentarlos con buenas cartas; esperar que los dioses del poker nos sonrían y responder a su agresividad con una mayor.

Ejemplos: Viktor Blom, Fedor Holz.

¿Dentro de qué estilo te inscribirías vos?

Comments Closed