@Stones Poker- Año nuevo Chino – 7mo viaje a Macao

Macao – Región administrativa especial China.- Esta es la primera vez, de las siete que vine, que programo el viaje para sólo estar 20 días. Siempre fueron no menos de 30 días, a veces 45 y hasta en una oportunidad permanecí durante 90.
Con Sebastián Ebbero, colega y amigo uruguayo,  queríamos probar que sentíamos achicando la cantidad de días, pero aumentando al máximo posible las horas diarias de trabajo.
La estrategia fue llegar unos días antes del comienzo el año nuevo chino y meterle a fondo durante esas diez  jornadas  que dura la festividad, intentando aprovechar la gran cantidad de recreacionales que aparecen por las mesas. Luego de eso quedaría solo una semana, y sería más fácil trabajar la cabeza para hacer un último esfuerzo teniendo el final del viaje más cerca.
Los dos coincidimos que fue una buena experiencia y a pesar que fue muy desgastante y cansador, se paso rápido, y fue menos tedioso que travesías anteriores.
Fueron 19 días netos y un total de 261 horas de juego. Pudieron haber sido algunas más, pero los últimos tres días aflojé quizás por cansancio, o tal vez mi inconsciente había llegado a un número que cubría mis expectativas,  lo cierto es que las mesas ya no estaban tan buenas como al principio.
     Mi viaje comenzó de manera nefasta, con una primera sesión de -5 k.  Por suerte al tercer día ya había pasado a positivo. Estando en +5 k tuve una mano clave en un pozo bastante grande, donde bajo al 30 % y los dioses me dieron una ayuda, para redondear una gran sesión de casi 7 k up y crecer hasta los 13 en el viaje.  Ahí me estanque durante varios días, baje a 9k, luego a 7 k y llegó un momento bisagra:
Estaba en una sesión que había comenzado muy mal, venía -2 k, y mi mesa de $6/12 no estaba buena. Era de madrugada y había una de $12/24 completa que se veía excelente. Pero para poder ocupar un lugar tenía que ir primero a la secundaria que estaba con solo 3 jugadores ( 2 regulares buenos  y un recreacional ) y jugarla hasta que se abriera lugar en la principal. Tome la decisión de jugarla mirando el futuro cercano de poder ingresar en la que había dos ballenas absolutas con muchas fichas. Logré mi lugar después de una hora de batallar la mesa corta, pero ya en la deseada pude revertir un -3 k y transformarlo en un +4 k en la sesión, lo que me dio un envión anímico bastante grande.
Aquí quiero hacer un punto aparte, por que lo que me permitió tener la frialdad en ese momento para tomar el riesgo fue mi pensamiento de que si salía mal podía afectar el viaje en lo numérico pero no me movía el piso en lo general, todo gracias a tener un bankroll respetable construido durante mucho tiempo a base de sacrificio y prolijidad tanto dentro como fuera de la mesa. Son cosas que no se ven, pero que son fundamentales para que la cabeza pueda estar al 100 % sin tener presiones económicas que afecten las decisiones.
El viaje siguió para arriba, alternando algunos días en la mesa superior, cuando veía ventaja. Llegué a estar +18,5k, para cerrar en 16.163 up, a un promedio de 62 dólares (5bb) la hora.
La tropa estuvo conformada por Sebastián Ebbero, La Oveja Alan y el debut de Mikel Román, como siempre la convivencia fue impecable.
Allí también compartimos grandes momentos con Pachi Gallardo, Martín Saw y Cachito Korn. Todos unidos, apoyándonos y ayudando al otro con datos de mesas buenas y de rivales explotables.
Y no me puedo olvidar de mis colegas españoles , el gran Rufino Suarez, Héctor Giner y Jesús, que me brindaron una cena de despedida de la ostia.
Como siempre, abrazo y buenas decisiones.

Seguí siempre las crónicas de Marcelo Stones en Pokerlogia !

Facebook  –  Twitter

Comments Closed