@stonespoker en Macao temporada 2016 – Parte 1

Para Pokerlogia
Macao 2016.

Mucha gente piensa que la vida de un jugador profesional de Poker es todo color de rosas, llena de glamour, plagada de momentos de goce y de placer. La realidad dista mucho de eso. Empecemos por el punto cero, lo más importante, el quid de la cuestión.
Para que uno pueda dedicarse profesionalmente al poker, debe ganar metódica y sustancialmente todos los meses. Y mucho más que en un trabajo normal , para poder separar una parte del usufructo y destinar ese dinero a equilibrar los meses que las cosas no salen del todo bien (varianza), o para absorber los que uno se toma (sin trabajar) descansando el cuerpo y la mente. Aquí llegamos a la primera conclusión: el único objetivo de un jugador de poker profesional es ganar la mayor cantidad de dinero posible. Hace unos años, cualquier mesa, de cualquier lugar, era productiva para el que se había preparado y trabajaba como profesional. En aquellos años de bonanza, era sentarse, sumar horas y contar las ganancias al final del mes, del semestre o del año (cuanto más largo el plazo, menos varianza).
Esto fue cambiando en los últimos 3 o 4 años. Los fish se fueron pelando o cansando de verse superados una y otra vez. Los recreacionales comenzaron a dar menos ventajas. De a poco se fueron capacitando, teniendo bibliografía disponible al alcance de la mano. Al ser recreacionales les sigue gustando jugar pero también les gusta ganar, y a diferencia de los fish, saben y entienden que es un juego de habilidad mental. Por consiguiente intentan mejorar, por supuesto dentro de sus posibilidades ya que tienen menos tiempo disponible para prepararse que un profesional. Los mejores de este grupo se dieron cuenta de sus avances y se animaron a dar el salto y transformarse en regulares (algunos con éxito y otros no tanto). Para cerrar el círculo, apareció una nueva generación salida del on line que de un día para el otro comenzó a dar batalla pareja en los paños en vivo.
Todo esto fue dándose en forma progresiva y paulatina, y aquí llegamos al segundo punto, quizás tan importante en la actualidad como el primero: hay que ser muy selectivo en los lugares donde buscar el dinero. Y si hace falta, hay que esforzarse e irse hasta el otro lado del mundo para encontrar mejores chances de triunfar.

La vista.

Mis próximos 3 meses transcurrirán en Asia, en las mesas de cash de Macao. Un lugar al cual no iría de vacaciones (ya estuve en 3 oportunidades). El idioma, las costumbres, la comida, y hasta la gente (te hacen sentir muy visitante, en el mal sentido) hacen un combo desalentador. Aquí llegamos al punto tres: sacrificio. Una palabrita que no muchos conocen, y que la mayoría de los que toman al Poker como una diversión, ni se imaginan que la mayoría de los que lo tomamos como un trabajo la deletreamos casi todos los días. Intentaré plasmar mi viaje en columnas quincenales. Un saludo y buenas decisiones.
Seguí las aventuras de Marcelo Stones en Pokerlogia!

 

Facebook       Twitter

Comments Closed