Viaje a la WSOP 2014 – Sensaciones – Parte 7

Las Vegas – Nevada.- No se sí podré explicar en palabras los sentimientos que a alguien como yo le invaden cuando queda eliminado de un Main Event de la WSOP. Cuando digo alguien como yo, me refiero a que tenes que ser o parecerte a un ser distinto, o especial, como lo soy, para entender a donde apunto en lo que siento.
Esto no quiere decir, que soy mejor o peor que los demás, sino que soy diferente.  Porque lo que voy a intentar describir son los sentimientos de alguien que tuvo que luchar desde muy chico por llegar a una vida mejor, que no se conformó nunca con lo que iba logrando y siempre busco seguir creciendo, y que tuvo que ir reinventándose cuando recibía un cachetazo que lo hacia bajar diez escalones seguidos.
Cálculo que a esta altura ya no hay margen para un cambio en mi personalidad. Pienso que voy a morir siendo así. Hay momentos que me gusta serlo, y hay otros que no. Pero fue una elección, la de ser así, que tome cuando comenzaba mi adolescencia, y de la cual estoy orgulloso.
Soy esclavo de mis palabras y decisiones. Considero eso un valor primordial en una persona, el cumplir y ejecutar lo que dice.  Hay una palabra que incorpore de chico, y resume en parte todo esto, códigos. Códigos de vida.

Es un vacío muy grande  el que siento. Y cada año es mayor. Me queda tan lejos el siguiente Main Event  que parece un siglo y no un año. Quizás sea porque el poker apareció en mi vida ya de grande, lo que me hace ir en una lucha desigual, contra reloj.
Se que mis posibilidades van decreciendo al pasar cada año. Porque si bien es un juego mental y no físico, la calidad y cantidad de neuronas van mermando con la edad, y soy conciente que va a llegar un momento que no voy a poder equiparar la ventaja del paso de los años con conducta , profesionalismo y demás.
Los pibes jóvenes no son estúpidos. De a poco se van dando cuenta que al crack hay que agregarle todo eso. Y cada año se esta notando más. Quizás no tanto en los de este lado del planeta, que salvó algunas excepciones, siguen pensando en que hay una competencia extra  para ver quien se “en-pastilla” más, o quien es más “barrilete”  antes o durante un evento importante.  En los europeos ya no es así. Llegan a la Serie mundial enfocados al 100 % , sabiendo que va la vida en esto y que no tienen chances si dan la mínima ventaja.
Un amigo hermano, eso por los cuales daría un órgano, me dijo estos días (para tratar de consolarme de la eliminación), que piense en todo lo que me dió el Poker, la buena vida que llevo, los viajes, la tranquilidad económica que logré, y todo sentado en una mesa mirando las cartas que me llegan. Me trató de hacer ver lo diferente que es a todos los trabajos que hice, y me quiso decir, o por lo menos así lo entendí yo, que sea feliz con lo que logré hasta aquí.
Pero cuando elegí ser como soy, más de 30 años atrás, no sabía que esa elección de vida me iba a impedir hacer lo que me pide mi amigo. Quizás otro podría, yo no.
Desde hoy, comienzo a contar los días para mi próxima oportunidad de estar cerca de lograr ese ansiado brazalete. No se si voy a llegar a estar cerca de conseguirlo, pero no tengan dudas que lo voy a seguir intentando una y otra vez.

Mi viaje continúa en EEUU trabajando las mesas cash de Miami a partir del 18 de julio que me despido de Las Vegas. Desde aquí, para cerrar esta crónica, mis respetos a Cristian Rotondo por su puesto #208 ( el mejor argentino posicionado en el Main Event 2014)

Abrazo y buenas decisiones

MARCELO STONES

Seguí el viaje de Marcelo Stones y el seguimiento del Main Event – WSOP 2014 desde nuestras redes sociales.

Facebook

Twitter

P1220075

Comments Closed