WSOP 2012 – Viviendo del Poker – Parte 11

Las Vegas – Nevada.- Pasó bastante tiempo desde mi último reporte, pero ustedes sabrán entender que con el Main Event en juego, donde pude llegar al DIA 4, se me hacia muy difícil poder darle una constancia a estos relatos como lo venia haciendo. Obviamente que mis allegados mas cercanos iban recibiendo el resumen diario, pero consideré que seria mas prolijo hacer un resumen de lo que fue el torneo mas grande del mundo en exclusiva para Pokerlogia.com

Elegí el DIA 1C para comenzar mi participación, sabiendo que si pasaba de día tenía el siguiente de descanso. Este año se anotaron 6598 jugadores, los que se animaron a desembolsar u$s 10.000 cada uno, un poco menos que en el 2011. Casi la mitad de ellos, eligieron el mismo día que yo para comenzar su participación.
La mesa que me toco era de mi agrado. Al parecer no contaba con profesionales y era en el salón principal, siempre tiene un sabor especial estar sentado allí, y ninguno se transformó en el líder de la mesa, algo que nos fuimos turnando.
Fui creciendo de a poco a medida que cambiaban los niveles llegando a rozar los 40k (el stack inicial es de 30k). Pero los últimos niveles del DIA 1 me llevaron levemente por debajo del stack inicial, finalizando en 29.000 fichas. Porque minutos antes de terminarlo, decido hacer una movida en la cual dejo casi 4000 fichas. Por eso cerré el día con un gusto amargo, pensando que quizás podría haber evitado esa perdida.
El día siguiente fue de descanso y algunas compras para tratar de pensar lo menos posible y relajar la mente.
El miércoles 11 de julio llegamos temprano al Hotel Río junto a mi amigo Fernando Gatto y nos pusimos a analizar la mesa que me habían asignado. Nombres, stacks, cobros anteriores, que clase de torneos juega cada uno, etc. Cualquier dato es útil y para tener en cuenta a la hora de tomar una decisión durante el día. Es una inversión de más o menos 1 hora y media, y que considero que un jugador profesional tiene la obligación de hacerlo. Es saber sobre tus rivales antes de sentarte a la mesa, y después se observar el estilo y la manera de jugar, pero es clave tener la radiografía del pasado de cada jugador.
Ese día no sirvió de mucho todo este trabajo de inteligencia porque antes de finalizar el primer nivel quebraron la mesa y me pasaron a la 97 White, asiento 9. En varias manos seguidas pude escalar a los 33k, pero enseguida me volvieron a bajar a los 26. Así llegué al nivel 7, sabiendo que donde tuviese una oportunidad no me podía dar el lujo de dejarla pasar. Y fue con ciegas 300-600 ante 75, que recibo QQ en CG.
Uno que movía bastante sube a 1300 en posición media, fold de todos y yo la levanto a 4750. Mi rival paga y el flop trae T97. Si bien no era un flop ideal para mi, ya tenía en mi cabeza que volando todo por debajo de mis damas, esta iba a ser la mano para definir mi futuro en el torneo. Con esta premisa, salgo continuando con 7500, y recibo un instant allin como respuesta por mi resto. Doy el si y mis fichas van al centro y a sufrir al ver 87s (par, escalera a dos puntas y un draw a dos cartas a color). En si estaba proyectado a todos lados, y más en el turn cuando salió una K que le abrió también a flush draw. El river mostró un 4 neutro que me permitió doblar mis fichas y ver el torneo desde otra perspectiva. Así pasé a 56 k en la mitad del DIA 2. En el nivel 8 quiebran la mesa y me pasan a la numero 417 Purple, asiento 8.
Al rato de llegar, subo standard con 88 y un restado se juega con AJ, sale el A en el river cuando parecía todo controlado. Esa mano me deja en 55k después de haber estado por encima de los 70 k.
En el ultimo nivel del día, llego un momento bisagra, con las ciegas 600-1200, ante 200, recibo AK en posición media, el chip líder de la mesa, -un serbio de unos 50 años, muy agresivo en su juego, y ampuloso en sus gestos, sube a 2500 en UTG. Después de pensar unos segundos, le resubo a 8500 el resto de la mesa foldea hasta el, que pide conteo de lo que me quedaba atrás, pero antes de que el dealer lo haga anuncia allin. Me tome mi tiempo para decidir mi continuidad o no en el torneo a 22 minutos de cerrar el DIA 2.
Si entregaba la mano, quedaba con 37k y con un futuro bastante duro por delante. Según lo que yo había visto de este jugador, su raise en UTG podía ser con un rango muy amplio pero también con la bomba. Pero me costaba creer que con AA o KK no hubiese hecho un poco de teatro antes de jugarse. Cualquier par era una moneda al aire para ver si seguía o no con vida, pero de ser así, con lo que ya había invertido tenía que aceptarlo de buen ánimo. Y AQ, AJ o AT estaban en los rangos que yo quería ver y tampoco eran irreales para la clase de jugador extraño que había demostrado ser. Fue call, y vi bajar AQ y enseguida un flop de QJJ. Por suerte el turn volvió todo a la normalidad con una K de corazones que voy a recordar por mucho tiempo y el river neutro para llevarme a rozar los 100k por primera vez en el torneo.
El DIA 2 lo cerré con 93.000 fichas quedando 1800 jugadores con vida, y el promedio en 112k.
Lo más rápido que uno puede estar durmiendo después de terminar el día son las 3 AM. Es mas o menos dos horas después de terminar, que se van en conseguir un taxi, comprar algo simple para comer, y llegar a tu hotel.
A las 9 AM suena el despertador y a las 10:15 hs. estaba sentado en la sala de prensa haciendo la inteligencia previa de la mesa que tocó, con tan solo una hora y media de tiempo para ajustar todos los detalles, y después las 10 horas de una dura batalla mental. Uno sabe que día tras día va a ser ese el duro ritual, y lo acepta con gusto, sabiendo que el premio de pasar de día es un buen pago a todo eso.
Cuando vi la mesa que me había tocado para el día 3 no me gusto para nada. Posición 1 una mujer asiática, profesional, con un segundo lugar en el evento de mujeres del 2011. Posición 5, un ruso con infinidad de cobros por todo el mundo y dos este año en WSOP, lo que lo hacia por lejos a priori el más peligroso. Mas tarde en la mesa confirmaría que es un crack. A todo esto había que sumarle que casi todos poseían un stack superior al mío.
En esa mesa transcurrió todo mi día, y fue durísimo en todo momento. Tal es así que a la segunda mano ya se habían cruzado los dos con mas fichas con el saldo de un eliminado y el otro casi líder total del evento con mas de medio millón en fichas.
Me fui acomodando con el paso de los niveles y en dos oportunidades tuve que poner en riesgo mi vida en el torneo. En el nivel 13 con 77 en el botón pago un raise de cut off de 6 k y veo un flop con 643. Me dan el check y apuesto 11k y me paga. Con un pote cerca de 50 k, el turn se repite un 3 y me sale apostando 20k, y le respondo con allin de 88k que no me pagó .Esa nano me permitió cerrar ese nivel en 133k.
Otra mano difícil fue en el nivel 14 cuando con TT subo a 8200 y me resuben a 21.500. Decido que era una buena oportunidad para arriesgar y puse mi resto buscando su fold o en el peor de los casos que tenga un coin flip. Después de mucho pensar tiró sus cartas. Es probable que tuviese JJ por la cara que le vi poner cuando mostré mi par de diez.
Ese nivel lo termine en 136k, pero en el último del día, el 15, bajé a 104.000 fichas para cerrar el DIA 3.
Por un lado estaba feliz de poder haber sobre llevado una mesa tan difícil, y por otro, con la desazón de saber que iba tener que sufrir en el DIA 4, cuando se rompe la burbuja y se entra en cobros. Ver el video de este momento.
Todas estas sospechas se confirmado después de dormir 5 horas y ver la mesa que me había tocado. Unos nenes bárbaros. Este es el detalle.

1 Bryan Paris 342500
2 Brian Kim 100500
3 Vanessa Selbst 814000
4 Roberto Betbese 104500
5 Cobi Cobian 63000
6 Tuan Le 240000
7 Marc Karam 650000
8 Anthony Harb 331000
9 Daniel Sauva 317000

Quedaban 720 jugadores , comenzando los cobros en el 666 y me encontraba en posición 622. Las ciegas comenzaban en 2500-5000, ante de 500, era el nivel 16.La presión era alta y se sumaria una cuota mas de adrenalina. Cuando llegue a la mesa, estaba vacía y un cartel que decía que era la mesa televisada secundaria. Me llevaron hasta ella, me pusieron rápidamente el micrófono, me tomaron una foto, y me hicieron firmar un derecho de imagen, todo esto me pasó por delante casi sin darme cuenta. Yo solo trataba de abstraerme de todo y de mantenerme concentrado en lo que unos minutos mas tarde me esperaba en el paño.
Las cámaras, las luces y el relato de cada mano del anunciador, trate de que quede todo de lado y de hacer mi trabajo como todos los días. Obvio que no fue fácil. El contexto y la situación no lo era. Ver el video de este momento.
La segunda mano, todavía con algunos acomodándose, desde UTG recibo AK. Mi estrategia era que al tener una buena mano, olvidarme de la burbuja y jugarla decidido. Con toda la mesa por hablar y todavía en frío, decidí subirla por encima de lo normal, dando señales claras que era a todo o nada. Fue un raise de 20.500. La mesa entera foldeó con algún comentario en ingles sobre mi subida, pero no me preocupé de tratar de entender si era bueno o malo.
En esa mano recolecte 12k, que me dieron un poco de aire, y prácticamente me dejaban al borde de los cobros. La burbuja llego 40 minutos después y duró unas 3 manos jugadas simultáneo.
Antes de eso, cuando faltaban 10 jugadores por caer, decidí que lo mas inteligente era bajar la persiana y no meterme en problemas innecesarios. El cobro mínimo eran u$s 19.707, que bien valía la pena para engrosar mis arcas. Fue allí que tuve KQ en BB, y Vanesa Selfst desde SB y con toda la mesa de fold, como era de esperar ataco mi ciega. Decidí resignarla sin defenderla. En ese momento tuve dudas, pero hoy creo que fue la decisión correcta.
Cuando entre en cobros, me di un abrazo con Gatto y me acorde de todos los que de alguna u otra forma me bancaron para que siga logrando objetivos y creciendo como jugador.
Son muchos, pero hay uno que no puedo dejar de mencionar, porque en gran parte soy el jugador al cual le dio forma a base de sus enseñanzas, de explicaciones y de conceptos, me refiero al profe Juan Zubiri.
Enseguida me centré de nuevo en lo mío, que para ese entonces rondaba los 80k y con una mesa estaba violentísima.
Entre Mark Karam y Selfst se sacaban chispas en dos de cada tres pases, y en duelo Vanessa estaba sacando ventaja. La mala noticia era que mi stack iba a ser fácil de pagar, por eso tenía que esperar una mano para doblarme.
Esa mano no llegaba y la única que entró vacía fue T2s en el botón y decidí dejarla pasar. Dos manos después sobre un raise corto de Selfst, que puede tener cualquier cosa porque movía siempre, veo Q9s y consideré que podía no haber otra oportunidad mejor. Empuje y me pagó con KJo y en el board fueron todas cartas bajas.
Terminé en posición 541, un cobro de u$s 21.707, y la satisfacción de haber hecho un papel digno. De cerrar mi WSOP 2012 con 3 cobros, acumulando 6 en mi carrera, y sacándome la mochila de anotar mi nombre en el Main Event.
Mis reportes no van a terminar aquí, porque a mi viaje aun le quedan 20 días más que van a transcurrir aquí en Las Vegas, grindeando las mesas cash y tratando de seguir en la buena.
Mi cronograma original terminaba en Miami pero decidí quedarme en esta ciudad, sobre todo por la sala donde estoy jugando que considero demasiado rentable como para cambiarla. Mi compañero de viaje Nacho Pacifico continúa su viaje rumbo a Miami, Gatto emprendió su regreso a Buenos Aires, y La Morza volvió a sus vacaciones surfeando las olas de California.
Ya no quedan argentinos en Las Vegas, solo aquel que llego a la ciudad primero que todos, con la mochila cargada de sacrificio y perseverancia.
Puede haber reveses y victorias, pero sean unas u otras, no deben cambiar el rumbo o la manera de ser de una persona.
Soy el mismo que llego hace dos meses, un trabajador del póker, que cada día que pasa se nutre de más experiencia para hacerla pesar en los paños.

Abrazos y buenas decisiones.

Marcelo Stones

Para leer la Historia completa Click Aquí

Dale me gusta a nuestro Facebook escribí y comentale  a Marcelo Stones  y seguí su historia de cerca !

.

Comments Closed