WSOP 2012 – Viviendo del Poker – Parte 2

El sábado 19 de mayo fue un día lluvioso en Miami. No es un detalle menor para un jugador profesional de póker, ya que esa condición climática , sumada al día de la semana, hace que muchos improvisados decidan pasar su día en una sala de juego, buscando que la suerte los favorezca.

En mi caso, que no creo en la suerte, y si en las buenas decisiones, que el clima estuviese de esa manera en un fin de semana, hacía un combo perfecto para ir a sacarle el jugo a toda esa gente.

Sin embargo el día no empezó como lo esperaba. La segunda mano del día en BB entro de limp con K9 y en flop KK7, termino all in con un restado que tiene K3, para ver volar el 3 en el turn.

Como si fuera poco, a la siguiente vuelta, nuevamente en la ciega grande , misma situación, esta vez yo con K3 y el flop 332, y esta vez uno con 55 para meterme el 5 en el river.

No había pasado ni media hora y ya estaba u$s 500 abajo.

Recargue el máximo y enfrié la cabeza, convenciéndome que no había pasado nada. Pero al rato recibo KK, y me sacan otra caja, con J8, en flop J93, me aguanto dos barriles (turn 7) , metiéndome la escalera en quinta.
Parecía que iba a ser un día desastroso.

Una vez mas me mentalice en tratar de remontar, buscando objetivos cortos, el primero sin dudas era acercarme a que el día cerrase en un numero menor de $400.

Son las variables que tiene esta profesión. A priori, todo lo relatado anteriormente, había quedado muy lejano. Seguía lloviendo y todavía era sábado, sin embargo firmaba un empate en ese momento.
Pasaron las horas, y con altas y bajas, me fui acercando a la orilla.

Ya entrada la madrugada, con la mesa bastante agresiva, recibo JJ en el botón. Viene de un raise de $30, con varios pagos entre los cuales esta el mío, para formar un pote de $150.
Flop KT7 sin draw.

Check de todos y a pesar que estuve tentado en tratar de llevarme el pote allí , fui sensato y decidí pasar también y ver el turn gratis.
Turn J.

Hermosa carta que me daba el set, pero a su vez muy peligrosa. Con 4 jugadores mas en la mano, tranquilamente AQ puede estar en el rango de uno de ellos, mas que nada del que subió pre flop, y si fuese así me iba a salir carísimo si no la jugaba con cautela.

El raise inicial que se encontraba en utg sale con una apuesta de $70, la mitad del pozo.
Todos se van y yo decido solo pagar. El pote ascendió a $290.
River K, ahora si se podía disfrutar a pleno aquella J.

El amigo salió apostando fuerte esta vez, $250, para recibir mi raise a $600. Solo en ese momento percibió que su escalera no tenia chances, sin embargo no se pudo contener de pagar, para formar un pote de $1390.

Recién después de esa mano pude pasar a positivo. Muchas horas de batallar y de jugar un buen póker, y sobre todo de no perder la cabeza ante la adversidad.

Una vez un jugador con mucha experiencia, ya entrado en edad, me dijo: ” Pibe, un buen jugador se ve en la mala, cuando las cosas no salen, cuando venís perdiendo.

Si en ese momento sabes mantener la cabeza fría, y seguís tomando las decisiones correctas, ya no sos un buen jugador, pasas a ser un gran jugador”.
Mi jornada de sábado termino $1015 positivo, después de 16 horas de duro trajin.

Los siguientes días fueron normales, algunas victorias y otras derrotas pero que no cambiaron la ecuación.
El miércoles 23 llegó Nacho, un amigo uruguayo, que también es profesional, con el cual voy a compartir este viaje. Tenemos una manera similar de ver el póker, y los dos sabemos a donde apuntamos en esta profesión que elegimos. Esta es la primera vez que compartimos un viaje juntos, ojala sea una buena experiencia para ambos.

Esa semana pasó sin pena ni gloria, no hubo grandes sumas de dinero, ni ganadas ni perdidas.
Pero sí paso algo curioso. Estábamos con Nacho en la misma mesa, y un jugador hace póker de reyes. Además de ganar esa mano se hace acreedor al Jackpot de $500 siempre y cuando su mano resista como la mejor de la sala hasta que termine la hora. Faltaban solo 8 minutos para que eso ocurra. Pero ante sorpresa de todos, esta persona ofrece venderla, y le pone precio de $400. Poner $400 para solo ganar $100 a simple vista no parece ser el mejor de los negocios, pero si uno se basa en las matemáticas para tomar la decisión, parece ser una gran oportunidad.

Veamos los detalles.

Se reparten unas 40 manos por hora en una mesa. Por lo tanto en 8 minutos se repartirán entre 6 y 8 manos. Lo multiplicamos por 7 mesas que en ese momento habían abiertas y son unas 50 manos en total.
La pregunta es , que probabilidades hay en 50 manos que alguien pueda vencer a póker de reyes?.
Todos coincidiremos que es muy difícil que suceda, por lo tanto, es matemáticamente correcto poner $400 para ganar $100.

Nacho hizo todos estos cálculos en una fracción de segundos, saco el dinero de su bolsillo y se lo dio al vendedor.
La historia termina como cuando tenés AA y recibís un bad beat de aquellos. Faltando 3 minutos en la mesa de al lado hicieron escalera color.

El día bueno llego el sábado 26, que una vez mas arranqué abajo la sesión, pude remontar y terminar por encima de los $1000 de ganancia.

Pero al día siguiente llego una derrota de $1200 en solo 7 horas.
Fue ayer y fue un día extraño, volaron las cartas en contra, pero tengo que ser realista que no tome buenas decisiones en el conjunto.

Hice un par de movidas con aire que salieron mal porque no elegí el momento oportuno, ni a la persona indicada para realizarlas.

Y ya estando negativo en la sesión , decido jugar a fondo un AQs en el botón , con flop K54 con mi draw.
Éramos tres en parada, con un pote de $135, en el cual yo había sido el que subió preflop. Después del check de los dos, decido hacer continuación de $75 sabiendo que voy a fondo si me resuben. Recibo el raise de $210 de uno y fue mi resto de $460 buscando el fold que no llegó .

Así y todo estoy al 30 por ciento de posibilidades de meter mi color máximo que no apareció. El con AK se llevó un buen pozo.

Lo que había ganado el día anterior en 18 horas, se habia ido en solo 6 horas .
Los que nos dedicamos a esto, sabemos que asi son las cosas. Lo importante es siempre estar trabajando la cabeza, para estar lucido y claro. Y saber que las derrotas no hay que trasladarlas al dia siguiente. Tienen que quedar en el olvido lo antes posible.

Mi mejor receta para eso, después de una derrota, es dormir contundentemente, mínimo 12 horas.
Fue así que hoy me levante fresco y fui a batallar las mesas del Gulfstream, con una victoria de $300 , que no dice nada, pero a su vez dice mucho . El revés del domingo ya se hizo cascarita.

Los números hasta ahora son muy positivos, 28 sesiones, con 18 victoria y 10 derrotas. un total de 169 horas de juego a un promedio de $31,64 la hora.

Quedan 9 días mas en Miami, para luego viajar a Las Vegas, donde me esperan los torneos de la WSOP.
Pero primero tratare de sacarle el máximo provecho al cash de Miami, para tratar de llegar los mas holgado posible a la gran cita en la Meca del Póker.

Gulfstream Park Racing & Casino  – Miami – EEUU

Abrazos y buenas decisiones.
Marcelo Stones

Para leer la Historia completa Click Aquí

Dale me gusta a nuestro Facebook escribile a Marcelo Stones y seguí su historia de cerca !

Comments Closed