WSOP 2012 – Viviendo del poker – Parte 3

MIAMI – Florida – En esta época del año, Miami amanece todos los días con una temperatura cercana a los 30 grados y con el transcurso del día va llegando a los 35. Recién cuando anochece se hace menos caluroso y se pone agradable.
Mis días comienzan generalmente a las 8.30 hs. cuando Fabricio me pasa a buscar con su auto después de dejar a sus dos hijos en la escuela. Un párrafo aparte para uno de ellos, Stefano. Un fenómeno en todo sentido.
El Hard Rock o a The Isle son los dos lugares donde uno puede encontrar acción durante las mañanas. Así y todo, esa acción no está garantizada, porque un día las mesas están espectaculares y al siguiente son un desastre.
Esta semana que pasó, las sesiones matinales estuvieron enmarcadas en la segunda opción; siempre hacemos un break entre las 13 hs. y las 15 hs. para ir a algún lugar a almorzar. Mi preferido se encuentra a unas cuadras del Gulfstream, su nombre es The Knife. De lunes a viernes al medio día tiene una tarifa de 14 u$s por persona, que incluye ensaladas y todo tipo de carnes argentinas. Por u$s 6 más podes incluir una botella de vino y un postre muy bien servido. Un lugar altamente recomendable.
Las tardes y las noches son exclusivas del Gulfstream, ya que Fabricio cuando se acerca el final de la tarde ya se retira a su vida familiar. Y al quedarme sin movilidad, se me hace cuesta arriba trasladarme a otros casinos.
Mi semana tuvo altas y bajas. El peor día fue de -675 u$s y el mejor de +820 u$s.
En su mayoría jugue mesas de u$s 2-5 porque está costando encontrar de u$s 5-10, ya que cuando aparecen, o estan cortas, o los jugadores que estan allí son regulares (jugadores que suelen ir siempre al lugar y no dan demasiadas ventajas).
El domingo jugué sólo 7 horas y terminé positivo casi u$s 900, y para que vean la clase de jugadores que enfrento les detallo esta mano.
Tengo 43o en bb, me llega de limp con varios adentro. Flop A25 (nada más!), con draw (no podía ser perfecto). El pote es de $35, y visto que somos 7 jugadores en parada, pienso que un par pueden estar con el A, así que considero aceptable salir fuerte para camuflar mi juego máximo. Hago bet de $35, un call, y uno en el fondo sube a $110.
El que pagó pienso que esta a color, y el otro evidentemente tiene juego que pueden ser dobles o hasta un set. Si es pierna no la va a largar, y si son dobles, lo va a tener que pensar bastante. Hago all in de $500. Al que habia pagado los $35 le costó bastante tirar su proyecto pero lo hizo a regañadientes, pero el segundo no pudo con sus ganas y pago con A2, con sólo un 17% de chances de cambiar su destino, que fue el de irse pelado a su hogar.
El sábado hice una sesión bastante larga, 18hs.
Fue en Gulfstream y terminé en positivo u$s400. Sin embargo fue como haber ganado mucho más que eso, porque en varios momentos de la sesión, tuve que tomar decisiones muy difíciles y todas fueron acertadas:
Tengo AK en el botón y subo a $25, pagan 4 jugadores, lo que lleva el pote a $130. El flop K74 todos corazones (mi A es de corazón). Tengo una bomba y con posición. Varios check, y un jugador sólido sale de $125. Decido pagar con serias dudas de que mi mano sea la mejor. Ante mi sorpresa el bb hace all in de $325, e inmediatamente all in de $485 del que apostó. Hace unos años no podia foldear esa mano, sin embargo todo dice que mínimamente uno tiene pierna y el otro color y en ese caso mi única posibilidad de ganar la mano, es meter otro corazón para color maximo, pero teniendo dos salidas menos.
Tomé bastante tiempo para pensar y llegué a la conclusión que estaba solo al 20% de poder ganar esa parada, lo que hacía que mi pago fuese errado matemáticamente. Foldeé y pude ver el final de la mano, que era peor aun para mí, los dos con color flopeado. El cuarto corazón no voló y me ahorré un montón de dinero.
Al rato recibo JJ en CO y subo a $25 para recibir 2 pagos. Pote de $75 y flop KJT. Uno de los callers sale sin esperar mi continuación con una apuesta de $50 a lo que yo pago y los demás se van. El turn, la peor carta, Q, y sale de all in de $350. Casi ni tuve que pensar para foldear mi pierna de jotas. Él mostro AK, escalera.
Sin embargo, no todos son aciertos. Hace unas horas jugando en Magic City, un lugar cerca del aeropuerto donde la mayoria habla hispano, tomé una desición errada. En mesa de u$s5-10, con u$s1500 sobre la mesa y con todos profundos recibo AKs en sb. Viene de fold de los primeros 4 y un jugador cauto que había entrado en pocas manos sube fuerte a $50 (el promedio standar de la mesa eran raises de $35 o $40), el botón paga, y yo decido sólo pagar por dos motivos.
1) No quería tener que largar la mano si el raise inicial se resubia a mi re-raise, pero tampoco tenía intenciones de poner $us1500 con ese naipe preflop.
2) Consideré que yo cerraba las acciones y no estaba tan mal jugarla por $50 solo contra dos jugadores, a pesar que no tenía posición.
El pote es de $160, y el flop fue favorable, K97.
Sigo con la postura cautelosa y hago check, lo mismo que los dos jugadores.
Turn otro 9 que abre draw a color.
Vuelvo a pasar sabiendo que alguno iba a mover la parada.
El raise inicial bet de $100.
Iba a ser un pago sencillo para mí, pero el posición botón sube a $225.
Era un jugador capaz de hacer movidas, y pense que podía estar haciendolo con el proyecto que se le había creado en el turn. Pago los $225 y veo foldear al otro jugador. El pote para este momento era de $715 y el river fue una Q que no daba color.
Doy el check y recibo un bet de sólo $250, lo que hacía casi irresistible el pago, cosa que hice para ver T9.
Mi primer error en esta mano fue no tribetear preflop, dejando entrar al que terminó venciéndome. Y el segundo, una vez cometido el primero, es que tendría que haber salido yo con una apuesta contundente en el flop, quizás sin éxito porque un jugador de ese estilo es muy capaz de aguantar un barril con el par medio. Pero esas dos hubiesen sido mejores decisiones que las que tomé en esa mano, que me terminó costando más de $500.
De todo se aprende. El póker vive poniéndote aprendizaje al alcance de la mano. Está en uno saber y querer tomarlo. Está en uno ser humilde para hacerlo.
Todos los dias se puede tratar de ser un poco mejor que ayer. Eso tambien puede hacer la diferencia.
El miércoles, junto con Nacho, estaremos volando a las Vegas, donde el día 9 jugaré mi primer evento de la WSOP 2012
Se vienen momentos importantes, manos jugosas, decisiones arriesgadas y complejas. Adrenalina constante.
Se viene lo mejor… Las Vegas está a la vuelta de la esquina.

Abrazos y buenas decisiones.

Marcelo Stones

Para leer la Historia completa Click Aquí

Dale me gusta a nuestro Facebook escribile a Marcelo Stones y seguí su historia de cerca !

Comments Closed