WSOP 2012 – Viviendo del poker – Parte 7

El sábado 16 de junio me encontró sentado en la mesa 67 red del salón Brasilia del Hotel Rio, jugando el Evento #31 de u$s 1.500 de la WSOP 2012, mi segundo torneo de esta Serie Mundial, la cual había empezado con el pie derecho al obtener cobro en el Evento #19 de idéntica estructura.
La mesa que me tocó parecía accesible, un par de personas mayores, dos mujeres, ninguno parecía profesional. Los dos primeros niveles se fueron rápidamente sin que pudiese incrementar mi stack a pesar de tener ases y reyes, siempre estando en los primeros niveles tiene un sabor amargo recibirlos, ya que tan temprano y con las ciegas tan bajas se hace difícil engrosar el pote para sacarles rentabilidad.
En el nivel 3, pierdo 900 fichas cuando subo 300 con AJ en posición y la ciega grande (BB) restado se juega por ese valor con 87, el flop fue J49, y un T en el turn le da escalera para mantenerlo con vida y dejarme en 2700 fichas. Antes del final de ese nivel recibo AA en utg, subo a 225 esperando algún rebote que llega desde el botón por 750. No hay dudas que es mi mano para doblarme así que solo pago sabiendo que la voy a jugar a fondo. El flop fue 987 , doy mi check y mi rival se juega cubriéndome. Instant call para ver KK y doblarme. Sin terminar  de acomodar mis fichas veo QQ, ahora estoy en BB. La mano me llega con varios limps y decido subirla fuerte, a 550. Utg que había limpeado hace all in de 1350, que por supuesto recibe mi call. AA tenía el amigo, pero para mi suerte el flop fue QJ9 y no apareció ningún As. Cerré el nivel con 7000 fichas y con augurios favorables, no todos los días se quiebran ases.
Sin embargo el nivel 4 y el 5 no fueron buenos, perdí casi todos los potes que jugué y eso me llevo a cerrarlos en 3300. Ya con ciegas en 100-200 y ante de 25, tuve que subir un cambio. Con 88 fueron todas después de un raise de un jugador muy agresivo, que después de pensar un rato soltó su mano, y con AK en BB después de 4 limps, vuelvo a poner mi pila al centro, ahora con 3100 fichas. Recibo el pago de aquel que tuvo KK  contra mi, esta vez muestra un AT que era lo mejor que podía ver. Fue sin sorpresas y crecí a 7.300. Llegó el descanso de 1 hora y media que dan para cenar y me encontraba en una situación expectante. El siguiente nivel ya era de 150-300 con ante de 25, 700 fichas en el central cuando comienza la mano. Los robos adquieren más importancia, y comienza a valer la pena arriesgar un poco más.
Apenas me siento en SB (ciega chica)  me llega de fold, el BB tiene 3000 fichas. Casi ni mire mis cartas, creo que era K6, y fui all in sobre él que foldeo sin pensarlo. La siguiente mano en el botón vuelve a llegar vacía, y con Q7s las vuelvo a poner ya que el BB sólo tiene 1800, y si me paga no me lastima seriamente. Fue call con A8 y victoria para él, dejándome en 5500. Ese nivel lo finalizo con 4500, ya en instancias de tener que buscar un cruce sin ser demasiado exigente para poder doblarme.
Las luces ya estaban en 200-400 y los antes de 50, lo que hacia que mi M sea menor a 5. No hubo dudas cuando me llego la mano de fold en SB con QT. Sabía que para BB era un pago fácil, porque tenía 30 k, pero no quedaba otra, había que jugarla. Fue contra A7 sin ver volar ninguna de mis cartas, para quedar eliminado en el nivel 8 cuando quedaban 800 de los 2811 jugadores registrados.

En el balance final del torneo no hay grandes cosas para replantearme. De los all-in pre flop que realicé,  perdí 3 (uno al comienzo siendo favorito, y dos en momentos cruciales estando al 40%) y solo gane uno (quebré ases pero no por una buena cantidad de fichas). Esa fue la gran diferencia para quedar afuera.

Puse la cabeza en frio, descansé esa noche, y al otro día nuevamente al cash.

Decidí visitar el poker room del Casino Treasure Island (foto de portada). Me habían dado una tarjeta que promocionaba la sala con un bono por horas jugadas en una semana. La promoción consiste en lo siguiente:

La semana cuenta desde el domingo 12 PM al sábado 12 AM. En ese lapso van controlando las horas que jugas y cuando termina el plazo de esos siete días podés cobrar en efectivo total o en fracción.

u$s 600 por 60 horas.
u$s 400 por 50 horas.
u$s 300 por 40 horas.
u$s 200 por 30 horas.
u$s 150 por 20 horas.
u$s 100 por 10 horas.

La sala es cómoda, el servicio de bar es bueno y en varios momentos del día hay torneos de 30 o 40 jugadores por poco valor, pero que hace que haya rebote en las mesas. Sólo hay mesas u$s 1-3 y la carga máxima es de u$s 500. Esta semana solo fui ahí, acumulando más de 30 horas, lo que da para pensar que voy a poder llegar sin problemas al máximo del bono.

En el juego fueron todas sesiones de victorias, con un promedio mayor $30 la hora. Los jugadores regulares no son buenos, y hay mucho improvisado que sale del torneo y se sienta a probar suerte. A priori parece un buen lugar, sobre todo por el extra del bono,  u$s 600 no es un monto para despreciar y significa que el lugar te esta pagando u$s 10 la hora por elegirlo.

Hoy miércoles 20 de junio, nuevamente es día de Evento de la WSOP, esta vez el #38, de u$s 1500 de entrada. Ya me encuentro en la sala de prensa del Casino Río, a 26 minutos de tratar de lograr algo importante, en el lugar donde se encuentra el mejor nivel del póker mundial. El sólo hecho de estar aquí por cuarto año consecutivo ya me hace ser un agradecido de todo lo que esta disciplina me dio.

Abrazos y buenas decisiones.

Marcelo Stones

Para leer la Historia completa Click Aquí

Dale me gusta a nuestro Facebook escribí y comentale  a Marcelo Stones  y seguí su historia de cerca !

Comments Closed