WSOP 2015- Crónica 2- @StonesPoker

Luego de una semana en Miami calentando motores jugando cash, Las Vegas nos recibió con su encanto de siempre: una ciudad tan extraña y pintoresca que hace que las primeras veces uno se sienta a la defensiva. Por mi parte ya me siento local y conocido de mucho de los poker rooms. Sé por donde moverme, como hacerlo y a pesar que casi no hablo inglés, una materia pendiente para mi próxima vida, me muevo como pez en el agua en esta ciudad.

El Linq Hotel, ex Imperial Palace y Quads, una vez más fue el elegido como búnker de la tropa, formada en este viaje por Fernando Gatto, Javier Sosa y Mario Angilletta.

El hotel fue remodelado el último año, y no tiene mucho que envidiarle a los VIP de aquí. Los empleados siguen siendo los mismos, lo que me da un plus extra, después de tantos años de conocerlos. Alma, una recepcionista mexicana con categoría superior, siempre tiene una atención preferencial hacia mí. Quizás recuerda aquellos primeros años de sacrificio constante, donde me veía esperando que se desocupe un cuarto luego de haber salido del hotel para no pagar los días caros, y llegaba destrozado de jugar 40 horas seguidas. Siempre se ha portado bien conmigo y esta vez no fue la excepción, dándome una suite de lujo por el valor de un cuarto normal para los casi 45 días de estadia. “Beneficios stonicos”, los llamo.
Mi primer torneo fue el Evento 5 Colossus, que albergó mas de 23000 jugadores , cifra récord de cualquier torneo en el mundo realizado hasta ahora.
El buy in fue de $565 y el stack inicial 5000 fichas, comenzando las ciegas en 25/50 y subiendo cada 40 minutos. No hubo demasiado tiempo para desarrollar un juego lucido, y hubo que buscar la doblada mas rápido de lo habitual. No salio bien y en el nivel 4 quedé eliminado. La parte buena fue que mi amigo, Fernando Gatto se metió en cobros, llegando al puesto 1537, embolsando casi $ 2000 en su primer torneo en la WSOP, demostrando que sigue creciendo como jugador. Fue la única bandera Argentina en cobros, lo cual no es poco.

Luego de ese torneo, me quedaba una semana entera hasta el siguiente. Obviamente que el cash iba a ser mi objetivo de esos dias, pero había que tomar una decisión dificil: donde jugar.
Vengo de jugar en Macao, mesas $6/12 y $12/24 (dolares),  con gran éxito en mis dos ultimas estadías allí.
Considero que Vegas es uno de los lugares del mundo donde mejor juegan cash, sobre todo cuando uno incursiona en niveles altos.
La ventaja uno la encuentra en $1/2 y seleccionando algunas mesas de $2/5.
Mi idea original era jugar la mesa $5/10 del Bellagio, y cuando se pusiera difícil por demasiada presencia de regulares, bajar a las $2/5 del Planet Hollywood y del Caesar’s Palace.
Pero decidí bajar aún mas en esa semana que tenia libre de torneos., a la $1/2 del Treasure Island.
Este poker room tiene una promocion de que si jugas 60 horas semanales , te dan $600 en cash más $2 en tu tarjeta para canjear en los buffet. A eso hay que sumarle que los jugadores que suelen ir allí son de un nivel bajo y muy predecibles. Como quien dice, la plata esta tirada en el suelo, es solo recogerla. Y lo mejor, es que uno gana sin riesgo prácticamente.
Una vez cumplida las 60 horas, que fiel a mi estilo hice en tiempo récord (5 días ), me llevé del lugar un poco mas de $ 2000, nada mal para niveles tan bajos.
Soy de los que piensan que un buen profesional  tiene que estar preparado para jugar cualquier tipo de mesa, adaptando su juego y su cabeza y pudiendo salir airoso.
Las siguientes semanas iré probando las demás mesas y elegiré la mas conveniente, aunque mi prioridad serán los torneos.
En los siguientes 7 días tengo 3 eventos de la WSOP por delante.
Mi cabeza solo esta puesta en ellos.
Abrazo y buenas decisiones .

Seguí las aventuras de Marcelo Stones en Pokerlogia!

Facebook

Twitter

Comments Closed