GeneralJugadores

La Roca y su pequeña Maníaca – Un Cuento sobre la Paternidad

Buenos Aires 2019

Sofía aprendió a jugar al poker viendo jugar a su padre online y armando castillos con su colección de fichas. A su padre Esteban le gustaba tener su compañía mientras jugaba y se dio cuenta que su hija entendía el juego cuando a los 15 años le comentó al finalizar una mano que perdió: “Si las ponías todas al river foldea seguro”.

Esteban era cauteloso, reservado y no le gustaba tomar riesgos. Soñaba con ser jugador profesional, pero la paternidad necesitaba de un ingreso fijo que no dependa del azar. Se alejó de los Casinos, pero siguió jugando con amigos y escribiendo en una web de noticias de poker.

Sofía era extrovertida, divertida, inquieta y le encantaba tomar riesgos. Era súper competitiva y odiaba perder a todo: ya sea en juegos de cartas con primos, al voley en el colegio, juegos de mesa en familia y luego al poker.

El primer libro de estrategia que Esteban le dio a su hija fue el clásico “Harrington On Hold’em”. A Sofi le gustó, pero le dijo que le hizo acordar a Tandil por la roca gigante. Luego leyó “Every Hand Revealed” de Gus Hansen y “The Raiser’s Edge” de Elky, que fueron más de su agrado por el estilo suelto y agresivo.

“Estoy enamorada de las conectoras en suit” le dijo Sofía una vez luego de ganar un pozo grande online quebrando Reyes. La madre escuchó y le dijo a su marido: “Estás criando a un monstruo”. El padre se rió de la ocurrencia y le respondió a su mujer: “Por lo menos no le van a romper el corazón las conectoras”.

A los 18 años quiso jugar su primer torneo y se dirigieron juntos a jugar la tradicional Maratón Experience del Casino Buenos Aires, ideal para los debutantes por su bajo buy-in y grandes premios que reparte. “No parece que estamos en un barco” decía Sofía mientras entraba entusiasmada en el particular mundo de Madero.

El torneo tenía varias jornadas iniciales y los sobrevivientes pasaban al Día 2 en donde se rompía la burbuja de cobros. “El objetivo de hoy es sobrevivir con fichas y pasar de día” le decía Esteban, quien se tentó y se anotó también. Volver a ese lugar acompañado de su hija lo llenó de alegría, ya que estaba compartiendo algo que era parte de su vida con la persona que más quería.

madero-poker-room

Arrancó el torneo y empezaron a volar los naipes. No había música en el salón, pero era reemplazada con una hermosa armonía provocada por las manos de cientos de jugadores jugando con sus fichas. Sofía disfrutaba todo: tocar el paño, las cartas y las fichas. Poder apostar como lo hacía en la computadora con la diferencia de ver la cara de su oponente.

No es común ver una chica joven en los torneos y Sofi sentía como la miraban con sorpresa. Un veterano jugador le dijo: “¿Estás perdida? ¿Sabés jugar?”. No se achicó y le respondió: “Estoy donde quiero estar y es probable que te pele pronto”. Dos horas después el veterano hizo un bluff por el resto de sus fichas y Sofía le pagó con As alto para eliminarlo. Lo despidió de la mesa diciéndole: «Te dije».

Los niveles pasaron y se comenzaron a escuchar seguido frases como “Jugado”, “Pago” y “Dame la plata!” de algún afortunado que ganó un gran pozo. Luego de 10 horas terminó el primer día y Esteban había quedado eliminado. Su hija pasó con un buen stack y adentro de la bolsa metió no solamente sus fichas, sino una ilusión enorme.

El atípico dúo regresó a Madero unos días después para jugar el Día 2. Sofi estaba nerviosa, pero su juego agresivo y ser una completa desconocida la ayudaron a seguir ganando fichas. Por suerte para ambos la burbuja se rompió rápido y entró en premios. Era su primera caja en su debut y su primera bandera argentina en la Web Hendon Mob que lleva el registro de los circuitos del mundo.

Esteban estaba lleno de orgullo y Sofía llena de felicidad. Ahora iba por más y quería ser una de las finalistas. Pero toda su esperanza se chocó de frente contra una pared llamada varianza. Cuando quedaban 11 jugadores la debutante terminó all-in antes del flop con Q-Q y se enfrentó a los 10-10 del chip-leader. El board fue diabólico: 7-8-Q-6-9, dándole escalera runner runner a su rival.

Ese 9 final fue como clavarle un puñal en el corazón a Sofi, quien estuvo a punto de llorar. El abrazo de su padre la consoló, pero la bronca le duró muchos días. Cuando se le pasó apreció su gran debut y el premio que ganó. Sus amigas querían irse de shopping para festejar, pero ella en cambio abrió la web de Madero para ver la fecha de la próxima Maratón.

Buenos Aires 2022

“¿Vas a ir a Las Vegas este año papá?” fueron las palabras de Sofi al cumplir 21, ya que estaba en condiciones de jugar en los Casinos y quería acompañarlo en su viaje de trabajo a cubrir la Serie Mundial de Poker. Además de jugar quería conocer esa ciudad que había visto tantas veces en las películas y en los torneos de ESPN.

Su padre le respondió: “¿Sabías que nunca una mujer ganó el Main Event de la WSOP?”. Esteban notó como le empezaban a brillar los ojos a su hija y supo al instante que ella haría lo imposible para clasificar al torneo y tratar de batir ese récord. Y él iba a estar en el rail acompañando y sufriendo con ella.

dia-del-padre-poker-online

Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar