Revista N° 1 – A Irlanda sin escalas

Revista N° 1 – Octubre Noviembre 2009
SECCIÓN: Entrevistas
TITULO: A Irlanda sin escalas
Por: Pablo «coyote» Zabonik

Nota en formato orginal : Página 1página 2página 3

Habian pasado varios meses desde ese largo Heads up con Juan Manuel Rueda en la mesa televisasada de Latintorneos y el día esperado había llegado, finalmente me embarque en mi primer vuelo trasatlantico rumbo a Europa y despues de 14 horas de viaje me encontre en el aeropuerto de Londres teniendo menos de 1 hora para realizar el transbordo a Dublín, al llegar a migraciones tuve una cantidad inusual de preguntas que responder (con mi limitado ingles) y al pasar por el control de metales me encontre con mi primer problema que fue intentar explicarle a los controladores que la alarma era a raíz de un clavo en mi pierna producto de una fractura futbolistica de hace años y no un elemento contundente, por suerte me entendieron y pude seguir viaje, ya en Dublín tome un taxi rumbo el hotel y el taxista sabía algo de futbol, obviamente su primer palabra fue “Maradona”, pero me sorprendió nombrandome también a Kempes y Di Stéfano.

Al llegar al hotel y luego de tomar la habitación fui a conocer el salón de poker que realmente era impactante por su tamaño, realice la registración al torneo y me encontre por primera vez con la gente de Titanpoker que me informó que esa noche se celebraba una fiesta de bienvenida en la tradicional fábrica de cerveza Guinnes que este año festeja su aniversario número 250 desde su creación.

La fiesta se llevó a cabo en el mirador 360 de dicha fábrica donde se encuentra un bar que permite disfrutar de una vista inigualable de toda la ciudad, al ingresar deguste mi primera cerveza y pude comprobar que el mito era cierto…Irlanda tenía la mejor cerveza del mundo!, un interesante luch y una banda que toco varios covers de artistas famosos como Queen, Deep Purple, y Bruce Springsteen, complementaron una velada increible, pero, fiel a las costumbres europeas, la acción termino temprano y lejos de lo que uno esta acostumbrado por estas latitudes, pasada la 1 ya estabamos rumbo al hotel.

A la mañana siguiente era el día esperado, el torneo comenzaba pasado el mediodía y allí me encontre sentado en una mesa rodeado de Ingleses e Irlandeses, presto a iniciar una nueva experiencia que el poker me habia regalado; el torneo presentaba una estructura muy agradable, 15mil fichas, blinds de 60 minutos, 400 jugadores y una premiación de 600mil euros era mas que motivante para alguien que vive de un sueldo en pesos a mas de 10mil kilometros de allí.

Inicio de la acción, rapidamente intente realizar un juego agresivo pero me encontré con un nivel muy bueno en la mesa, y al cabo de dos horas de juego comprendí que esa gente estaba muy acostumbrada a jugar torneos Freezout con high stack lo que generaba que mi juego no tenga los resultados esperados, pero igualmente seguí adelante con mi estrategia y llego con una mano interesante para comentar, con blinds 100/200 un jugador muy agresivo realiza un raise a 600 desde las primeras posiciones, me encuentro en una posición antes del botón y realizo un reraise de 1700 con 4 5 de picas, como es obvio mi idea no era jugar esa mano por valor sino frenar las subidas de ese jugador (en una mesa hay momentos donde hay que intentar poner freno a los “matones” antes que se queden con todas las fichas), todos fold y el matón hace call, flop 3 Q 9, él realiza el check lógico esperando mi apuesta de continuación, pero no quiero hacer lo que él espera y decido pasar y dejarlo conjeturando un poco mas sobre mi mano, al turn trae un A que parece una mala carta para mi (aunque a esa altura creo que no había una carta buena para mi) y él sale apostando 2200, esa movida no me sorprendió ya que era un jugador que podía leer muy bien las debilidades y mi check en el flop le indicaban justamente eso, hasta ahora el panorama era en parte como yo lo esperaba, él intentando llevarse esa mano y ahora tenía que empezar mi movida, después de pensar varios minutos pido su chip count y me dice 22500 fichas (yo tenia aprox. 19mil), entonces decido subir a 6000, y realiza en un install call, el river trajo un inofensivo 8 y él realiza un check, ahora bien, era lógico que no tenia una gran mano porque sino en el turn tendría que haber presionado, el check en el river indicaron una mano como AJ o A10 o KQ (él podría jugar un reraise con estas manos o aún menores) entonces decido ir con un bet de 11.000 fichas sabiendo que él no podría pagarme con solo un as ya que arriesgaría gran parte de su stack, finalmente realiza un fold no enseñándome sus cartas.

A partir de esa mano empecé a aumentar mi stack encontrándome en el inicio del 9no y último nivel del día con 35mil fichas siendo la media de 24mil, pero fue ahí donde el destino quiso que las cosas no sigan mejorando ya que un short stack realiza un raise y con mi AK resubo su apuesta y ante mi sorpresa él no va allin ni foldea, sino que realiza un call, el flop trajo un excelente K 2 3 y el jugador va allin con un stack inferior al pozo que obviamente pague y me alegre al ver su K10 (raramente jugado preflop), pero la cuota de azar que tiene este deporte trajo un 10 en el turn definiendo la mano hacia mi adversario y dejándome en la media de fichas. En ese momento sentí un poco frustración por como se dio la mano pero había que seguir adelante, faltando media hora para el cierre de la jornada otro jugador muy agresivo realiza un raise y al ver mis cartas me alegro de encontrar un hermoso par de reyes y no dudo en realizar un reraise buscando acción, mi rival piensa unos minutos y decide ir allin, cuento mis fichas y tengo 19mil con media de 25mil, por lo que era complicado pensar en un fold, por si fuera poco el jugador ya había hecho movidas similares anteriormente y podía estar jugando con AK QQ JJ, inclusive 1010, era una gran posibilidad de posicionarme otra vez en el torneo, pero al ver sus ases supe que solo un milagro me permitiría pasar esa mano, el milagro no se dio y esa fue mi ultima mano en el Irish Winter Festival.

Esa noche me fui a dormir un poco amargado por como se dieron las cosas, no se si jugué bien o mal, pero ya no estaba en juego, pero al levantarme comprendí que a pesar de no estar en el torneo, me encontraba en un lugar al que difícilmente podría regresar y entonces decidí sacarme el traje de “player” para ponerme el de turista y comenzar a disfrutar de una ciudad maravillosa que esconde muchos siglos de historia y sorprende por la cordialidad de la gente.

Los días siguientes, y haciendo caso a un consejo de mi amigo Julio “Vison” Skrobacki que me dijo “No conocer Londres es un pecado”, cruce el Irish Sea y me encontré en esa mega ciudad, la cual posee una organizada red de subtes que permite despazarse rapidamente entre los principales puntos turísticos, así que optimizando el tiempo y fiel a mi fanatismo deportivo pude estar en el court central de Wimbledon y en el césped del estadio del Chelsea, conocer el famoso museo de cera Madame Tussauds, La torre Londres, el Big Ben y pasear por el centro con los famosos ómnibus rojos.

Quizás esta última parte no sea la mas interesante para los jugadores de poker, pero fue el preámbulo para darles un consejo final a los jugadores que se inician en esto donde les digo que una parte de su bankroll lo destinen a jugar torneos por viajes, el día menos pensando se encontraran jugando un gran torneo en algún lugar del mundo que jamás hubieran pensado conocer y que además les dejará un grato recuerdo por haber disfrutado de un viaje increíble.

coyote - a irlanda sin escalas

Comments Closed