Revista N° 1 – Cuidado: ajedrecistas sueltos

Revista N° 1 – Octubre/Noviembre 2009
SECCION:
Poker y Ajedrez TITULO: Cuidado: ajedrecistas sueltos
Por:
Nicolás Castrovillari
Nota en formato orginal click aquí

En los últimos tiempos, el boom del poker –ayudado especialmente por la televisión y por Internet– hizo que cualquiera que se aprendiera las reglas comenzara a practicarlo. Trabajadores, amas de casas, jóvenes con el sueño de ser millonarios con sólo dedicarle unas horas a estar frente a la computadora. Pero desde hace algunos años el mundo del poker cuenta con una categoría de jugador distinta a todos: los ajedrecistas. Cada vez son más los que cambian los trebejos por las cartas.

El ajedrez y el poker tienen diferencias y similitudes. Se parecen en la aplicación de tácticas y estrategias a la hora de jugar; generan adrenalina en cualquiera de sus situaciones de juego; una partida y una mano pueden llegar a durar horas; requieren disciplina, paciencia, capacidad de análisis, concentración y toma de decisiones, entre otros ítems. Pero divergen en dos cuestiones fundamentales. La primera es que en uno sólo están el tablero, las piezas y el oponente, no existe factor sorpresa: está todo delante de los jugadores, el que aplique la mejor estrategia y maneje correctamente la información será el ganador. En el póker, no: es la mesa, los jugadores, las cartas tapadas y el azar, capaz de ayudar al más débil y de hundir al más profesional de los profesionales, aunque hay que aclarar que a largo plazo el mejor jugador la mayoría de las veces vencerá al peor. Y la segunda razón, acaso la más interesante, es el factor económico. Es éste el motivo principal para explicar la migración del tablero a la mesa de paño verde. No existe comparación entre el rédito que otorga el poker en relación al ajedrez. Solamente en Internet existen cientos de salas, miles de mesas, miles y miles de torneos a cada momento y cientos de millones de dólares que son entregados como premio. La ecuación, entonces, es simple. En el ajedrez, en tanto, un puñado de jugadores –los mejores del mundo– es el que puede llegar a ganar un buen dinero con el deporte-ciencia.

Ahora bien, ¿corre con ventaja alguien que jugó o juega al ajedrez respecto del que nunca tuvo un tablero frente a sí? Definitivamente sí. “El que jugó al ajedrez tiene más chances. Leyó mucha estrategia, tiene conocimientos de psicología y matemática y desarrolló la capacidad de leer situaciones que para cualquiera resultan muy difíciles”, resalta Leonardo Fernández, profesional de PokerStars y ex jugador de ajedrez –su ELO fue 2320– y backgammon, juego en el que llegó a ser de los mejores del mundo. Y a la hora de explicar por qué tantos jugadores se pasan al poker no duda: “Hay más oportunidades, más sponsors, más dinero y es más divertido. El colorido es mejor y, además, el azar le da hándicap al poker. Nunca un aficionado le podría ganar a un Gran Maestro, en el poker eso no pasa y es mucho más motivante”.

En Argentina, entre muchos ajedrecistas, se destacan Hugo Spangenberg (34 años) y Pablo Zarnicki (37) –ambos tienen el título de Gran Maestro–. Si bien siguen en el mundo del ajedrez, gran parte de sus ganancias llegan a través del poker. Sin ir más lejos, en abril de este año Spangenberg ganó el torneo Texas Hold’em en el Casino del hotel Hyatt de Mendoza y se llevó la nada despreciable suma de 157.500 pesos.

Ejemplos internacionales también existen. Howard Lederer, Eric Seidel y Dan Harrington son tres de los jugadores más destacados de Estados Unidos: todos se iniciaron en el ajedrez. En 1995, Harrington, Gran Maestro, sorprendió al mundo del poker al ganar el WSOP.

Angel Guillén, ganador de un brazalete en el evento 32 del WSOP 2009, haber jugado desde chico al ajedrez le dio la disciplina necesaria para aplicar al poker, que complementada con su condición de economista genera un combo difícil de doblegar. “Yo sé que parto con ventaja antes de sentarme a una partida. Puedo calcular las probabilidades y ver más allá de lo que muestra la mesa”, le explica a PokerLogia.

Entonces queda claro: cualquiera puede jugar al poker, pero alguien que viene del mundo de los reyes y alfiles puede correr con ventaja.

Ahora la pregunta que surge es otra: ¿El As le hizo jaque al Rey? No tardaremos mucho en averiguarlo.

poker-ajedrez-2

Comments Closed