Revista N° 1 – La historia de la Hazaña

Revista N° 1 – Octubre Noviembre 2009
SECCIÓN: NOTA DE TAPA N° 1
TITULO: LA HISTORIA DE LA HAZAÑA
Por: Fernando Gatto

Nota en formato orginal click aquí

Página 1 pagina 2pagina 3pagina 4

Puede sonar exagerada la palabra “hazaña”, pero siento que es la indicada. Tal vez la exacta sea “revancha”, me gustan las dos, pero para entenderlo mejor avancemos sobre los sucesos y decidan ustedes cuál es la correcta, o si lo son ambas.
El Evento Principal (Main Event) de la Serie Mundial de Poker (WSOP) que se realiza en Las Vegas es, sin duda, el acontecimiento de Poker en vivo más importante del mundo. Este torneo cada año cobra más importancia debido al auge del poker en Internet, que permite clasificar jugadores por medio de satélites on-line. Uno de esos jugadores fue Fernando “Solvafer” Gordó. Y a continuación, su historia.
Unos 10 días antes del Main Event 2009, al cual había decidido asistir por trabajo, pasión y una promesa personal, recibí un mail de Gordó con el dato: “Fer, elegí jugar el 4 o 5 de julio, o sea día 1B o 1C, pero todavía no me confirmaron, nos vemos allá, un abrazo”. Saber de su presencia fue motivador. Qué mejor noticia que otro buen jugador para representar a nuestro país acompañando a Damián Salas, Fabián Ortiz, Verónica Dabul, José Ignacio Barbero, Fernando Zuccotti, Gustavo Klein, Eduardo Santi, Carlos Curi, Marcelo Betbese, Guillermo “Piruss” y Alejandro de Arruabarrena.
Por esos días me encontraba en New York, como previa de la maratón que me esperaba. Recopilé información sobre nuestros representantes, y en especial de Gordó. Si bien tenía antecedentes buenos sobre él, lo que más me interesó fue lo sucedido en el Main Event 2008, donde por un error de información quedó sit-out en el puesto 656, con un premio de u$s 21.250.
Ya en Las Vegas, cuando finalmente me encontraba instalado en mi tarea periodística, fue en el Día 1B que encontré en los pasillos del Casino Rio a Fernando.
En los primeros días todo es lento en este torneo, la paciencia, concentración y disciplina son las herramientas claves que nos comentó Gordó en ese primer contacto, algo que logró materializar en el transcurso del torneo, pasando cada jornada con un timing realmente profesional. Durante los días 1, 2, y 3 lo seguí de cerca. Rescato su perfil bajo y tranquilo, siempre cerca de la media en fichas y esquivando manos conflictivas. Pero la acción fuerte vendría el día 4, cuando ingresó en zona de premios junto a Eduardo Santi y Fabián Ortiz, otros dos hombres destacados de nuestro país, que lograron pasar la burbuja sin problemas. En ese mismo día 4 fue eliminado Eduardo Santi al ir con KK frente AQ, las comunitarias trajeron un As y Santi se fue del torneo en el puesto 516, con un premio de 23.186 dólares. Mientras tanto, Fernando Gordó tuvo una excelente mano en esa jornada y su stack pasó a ser de mucho respeto: unas 825 mil fichas. Fabián Ortiz, en tanto, tenía una pila de 670 mil chips.
Ya en día 5 y con una media en fichas de 400 mil, veo a Gordó sólido como una roca con 745 mil y a Fabián con 502 mil. En ese momento quedaban 386 jugadores en juego de los 6494 iniciales. Dato: del 433º al 504º cobraban u$s 25.027. El chip leader del torneo en ese momento era Matt Affleck, con 1.819.000, y Phil Ivey se encontraba con 1.276.000.
Durante los últimos niveles de este día Fernando se posicionó muy bien. Entró en varias manos y logró acumular la misma cifra que su compatriota Ortiz: ambos ostentaban cerca del millón de fichas. Pero lamentablemente antes del cierre, Fabián cayó eliminado en un enfrentamiento donde llevó A4 frente a AQ, las comunitarias salieron A-7-Q-K-Q. El full dejó al último ganador del LAPT de Chile en la posición 298, con un premio de 29.911 dólares. Cuando se terminó el quinto día, las estadísticas para “Solvafer” eran promisorias. Con un promedio de fichas de 1.041.000 y 187 jugadores en carrera, el líder del torneo en ese momento era Warren Zackey, con 4.977.000 y nuestro embajador se mantenía tranquilo y seguro con 1.200.000.
En el día 6 el trámite se complicó cuando el argentino fue ubicado en la mesa 30, posición 1, con Bertrand “ElKy” Grospellier a su izquierda con 973.000 fichas. En ese momento Fernando me sonríe y me recuerda pasajes anteriores, cuando le habían colocado a Chris «Jesús» Ferguson a su derecha en el día 4. Eso no le pesó, algo que rescato ya que es grande la presión que se siente en esas situaciones. En ambas oportunidades me comentó: “No me la hacen fácil, igual acá hay que jugar y demostrar”.
Faltaba mucho para pasar al día 7. Antes, en un pozo chico Fernando habla primero luego de un flop K – A – 10 : apuesta 100.000. Le paga un solo jugador, sale en el turn un 3 , manda 125 mil y su oponente foldea: Gordó le enseña una sola carta, un As. Esta y otras buenas movidas lo hacen colocarse con 1.850.000 en fichas, mientras que el promedio era 1.928.000. Quedaban 101 jugadores y del puesto 100 al 162 cobraban u$s 40.288. Después de un break de una hora, al regreso a la acción se produjeron dos eliminaciones. Hubo reagrupe y Fernando fue trasladado a otra mesa. Ahora quedaban 98 y nuestro compatriota ya había logrado otro objetivo importante y muy difícil: estar dentro los 100 mejores. Es cierto que había torres muy intimidantes en su mesa, pero él estaba sólido.
Fue en el Nivel 25, con ciegas 20k/40k ante 5k (el promedio de fichas de 2.563.000) y cuando quedaban 76 jugadores, que el único latinoamericano en juego vería las dos caras de la moneda. Desde UTG hizo una resubida de casi 500.000 fichas a un jugador de posiciones medias. Se puso tensa la situación. Su rival le preguntó en inglés «Do you show?» y Solvafer respondió: “No hablo inglés». El jugador pensó sin saber qué hacer. Minutos después se puso de pie y mandó all-in. Gordó pagó en el acto y enseñó AK, mientras que su adversario mostró QQ. Salen las comunitarias K-5-9, turn 8 y en el river salió un As. Esa movida, después de que el alma le volviera al cuerpo, le permitió ascender a 4.500.000 chips. Pero eso no sería todo. Enseguida, y en posición de ciega grande, le hizo un raise el ciega chica. Gordó miró sus cartas y encontró AA: sin dudar hizo un re-raise importante que su rival pagó. Volaron las cartas y el flop mostró 4-K-9; su rival pasó, Fernando volvió a apostar y otra vez le pagó. En el turn salió una Q; chek, raise, re-raise y Gordó mandó all-in por el resto de fichas que le quedaban a su oponente, que mostró KQ -par doble-. El river no cambió y, en consecuencia, perdió 2 millones de fichas. Con 3.5 millones estuvo un momento en el top ten. Como si fuera poco en la mano siguiente perdió 500 mil fichas cuando llevaba un par de 8, donde luego de apuestas sucesivas, su contrincante hizo call una y otra vez con AK en mano y fue en el river donde apareció otra K.
Mucha bronca sentimos en ese momento. Lo que era la oportunidad de quedar en el top 10 se había esfumado en unos instantes: ahora quedaban 75 jugadores y con 1.000.000 fue llevado a la TV Table.
En la mesa televisada, y luego de varias resubidas pre-flop entre Gordó y Dennis Phillips, salió 2 – 4 – 2 . El argentino decidió jugarse all-in, pagado inmediatamente por Phillips, que fue agachado con A A . Gordó enseña A Q , el turn es un 8 y el river 5 , sellando la historia de nuestro protagonista.
Decimos “revancha” por lo sucedido en el Main Event 2008, cuando quedó en la posición 656. Esta vez, llegó al ME desde San Pedro después de ganar un satélite on-line de u$s 500, que fue convertido en el puesto 65 de la Serie Mundial de Póker, con un premio de u$s 90.344.
Pasó a ser el jugador de poker de nuestro país mejor colocado en la historia de la nueva WSOP y el mejor latinoamericano de la WSOP 2009. Entonces, vale la palabra “hazaña”.

NOTA DE TAPA - PAG.Nº 14-15-16-17 NEWS

Comments Closed