Neteller
Noticias Poker

Entrevista con Nacho Romero, autor de «EV Positivo» de Blackjack

Nos cuenta sobre los 8 años que se dedicó a jugar Blackjack y su libro.

La pandemia del Coronavirus transformó en escritores a muchas personas y una de ellas fue el argentino Nacho Romero. Con su libro llamado «EV Positivo» decidió contar su experiencia como jugador profesional de Blackjack durante 8 años, donde conoció Casinos de Europa y Las Vegas.

Nos pusimos en contacto con Nacho y estas fueron sus respuestas:

Contanos cómo surgió la idea de escribir EV POSITIVO. 

La idea surgió durante las primeras semanas de la cuarentena estricta del 2020. Como todos, estaba encerrado en casa con mucho más tiempo libre del que suelo tener y con dos de mis negocios de ese entonces en una situación muy delicada. Fue en ese contexto de mucha introspección personal que se me ocurrió empezar a escribir sobre mi experiencia con el Blackjack. Lo empecé a hacer como una forma de dejar un registro escrito y no arriesgarme a que el paso del tiempo borre los recuerdos de esa etapa tan interesante de mi vida, pero no tardé mucho en tomar la decisión de convertir ese proyecto de registro en un proyecto de libro.

¿Con qué se van a encontrar los lectores del libro? 

Empiezo por contarte con lo que NO se van a encontrar: el libro NO enseña a jugar al Blackjack, y mucho menos a ganar. Ya hay mucha bibliografía y contenido en internet que cumple con ese propósito mucho mejor de lo que lo podría hacer yo. Los lectores con lo que se van a encontrar es con una historia de vida. El libro trata de mi experiencia como AP (Advantage Player), desde las casualidades que me llevaron a entrar en contacto con ese mundo y todo lo que tuve que hacer para aprender, hasta los detalles del proceso de evolución que me llevó a convertirme en un jugador exitoso y capaz de ganar plata de forma consistente jugando a este juego de casino. Pero más allá de mi historia, con lo que realmente espero que se encuentren los lectores es con las lecciones y enseñanzas de vida que me dejó esta profesión, y que esas lecciones puedan mejorar la forma en que ellos mismos toman decisiones.

nacho romero

¿Quién te enseñó a jugar al Blackjack y cómo fueron tus primeras visitas a los Casinos?

Los que me hicieron conocer el mundo del Blackjack Profesional y del conteo de cartas fueron dos jugadores chilenos que conocí en Estados Unidos en 2003 cuando yo tenía 19 años, pero el que me enseñó a jugar (y a ganar) fui yo mismo. Mi proceso de aprendizaje fue 100% auto-enseñado y no tuve nunca a nadie al lado ayudándome a aprender o como mentores. Los dos libros que leí para arrancar fueron “Professional Blackjack” de Stanford Wong y “Black Belt in Blackjack” de Arnold Snyder (son los dos que recomendaría a cualquiera que quiera empezar). Los recursos gratuitos disponibles en Internet (páginas, foros, etc) también fueron muy valiosos en mi proceso de auto-aprendizaje. Y si bien no me enseñaron a jugar, mi tiempo y mi experiencia con Marcos y Sebastián (los dos jugadores Chilenos) lo que sí me dio fue una base de conocimiento que me ayudó mucho a filtrar la información valiosa de mucha de la basura que se encuentra en internet. No sé si el proceso de aprendizaje que yo recorrí hubiese sido posible si no los hubiese conocido. Saber inglés también fue clave porque la mayoría de los recursos que valen la pena están escritos en ese idioma.

Mi primera visita a un casino para realmente jugar y arriesgar plata contando cartas fue al Atlantic City, en Lima, Perú. Ese viaje empezó muy mal, al punto que estuve muy cerquita de quebrar y perder toda la caja con la que había empezado, pero en ese viaje tuve la suerte de conocer a Manuel García, un contador de cartas local que se dio cuenta de lo que yo estaba haciendo y con quien de inmediato entablé una muy buena relación. En el medio de mi racha mala y sin conocerme, Manuel me prestó plata para poder jugar tranquilo y recuperar. Si bien ya no tenemos tanto contacto como en nuestras épocas como jugadores activos, hasta el día de hoy somos buenos amigos.

Al principio, como todo, fue difícil. Juegan los nervios, la ansiedad, el miedo a perder, la falta de confianza, las distracciones, todos factores que son muy difíciles de simular cuando entrenás o practicás. Superar todas esas barreras no fue fácil, pero me tomé mi entrenamiento muy en serio y creo que para el final de ese primer viaje (que habrá durado una semana) puedo decir que ya estaba jugando perfecto y sin errores.

Leímos que tenés una gran historia en un Casino de Europa. ¿La querés contar?

¡Claro que sí! Para 2016 yo era ya un jugador muy reconocido en la comunidad internacional del Blackjack profesional, y una de las cosas por las cuales la comunidad me reconocía era por mi conocimiento en técnicas de AP avanzadas que le dan al jugador una ventaja mayor de la que da el conteo de cartas tradicional. Un jugador de Poker de Europa con poca experiencia en Blackjack me escribió para contarme que había encontrado un casino en el que las cartas tenían un defecto de fabricación que hacía que los bordes del dorso no fueran simétricos. Este defecto lo que permitía era obtener una ventaja a través de una técnica que se conoce como “edge sorting” (la traducción al español sería algo así como “ordenamiento de bordes”). Es la técnica que Phil Ivey usó para ganar millones jugando Baccaratt en el Borgata de Atlantic City y en Crockfords de Londres (aunque esas historias no tuvieron un final muy feliz para él).

Después de confirmar ese dato me encargué, junto a Manuel (el mismo que conocí en mi primera noche de juego), de armar un equipo de seis personas para atacar esa oportunidad con una estrategia de equipo. Dos de ellos eran jugadores de Poker peruanos bastante conocidos en el ambiente del poker de Lima (en el libro resguardo sus nombres reales, aunque uno de ellos ya me dijo que no tendría problema que se sepa quién es). Si bien el viaje a ese Casino de Europa fue positivo y todos pudimos ganar plata, una serie de errores (principalmente de mi parte como el líder del equipo) evitaron que ganemos lo que la oportunidad realmente valía, que era muchísimo más de lo que nos llevamos. Lo más interesante de esa historia creo que son las lecciones que deja respecto de las cosas que no hay que hacer ante una oportunidad así.

Una aclaración importante: a diferencia de lo que hizo Ivey, nosotros para obtener nuestra ventaja no usamos ningún tipo de ingeniería social o “influencia” para modificar los procedimientos del casino. Lo que hicimos fue 100% legal. Lo más curioso es que el Casino nos prohibió seguir jugando al Blackjack sin entender qué es lo que habíamos hecho para ganar. Lo sé porque hasta el día de hoy ese mismo Casino sigue jugando con las mismas cartas defectuosas y las mismas vulnerabilidades.

las vegas

¿Fuiste a Las Vegas?

Sí fui, pero no es un buen destino para jugar al Blackjack. En los últimos diez años las condiciones del juego se deterioraron mucho en Las Vegas (y en Estados Unidos en general). Una de las medidas anti-AP que se esparció como reguero de pólvora en ese país es la regla del 6:5, que hace que en vez de que un Blackjack pague 3:2, solo pague 6:5. Ese único cambio en las reglas agrega un 1.39% al House Edge, que es muchísimo en un juego en el que el balance de ventajas se define por centésimas de puntos porcentuales. Ese cambio por si solo ya hace que sea casi imposible obtener una ventaja contando cartas. En Las Vegas para acceder a juegos con el pago tradicional de 3:2 y con buenas condiciones en general hay que irse a mesas con mínimos muy altos, y eso implica un problema logístico para los que no vivimos allá y tenemos que viajar con la plata para jugar. Y como los casinos en Estados Unidos están mucho más atentos a las amenazas de jugadores profesionales que los casinos de otros lugares del mundo, esos juegos que saben que tienen mejores condiciones son también los que están más vigilados.

En Estados Unidos (incluido Las Vegas) también es muy difícil (o casi imposible) encontrar juegos con barajos simples que permitan hacer “Shuffle Tracking”, una técnica avanzada en la cual yo siempre me especialicé. El atractivo de Las Vegas y de Estados Unidos en general está en la cantidad, y no en la calidad (hay muchos casinos). Si vivís allá o estás cerca, tal vez tenga sentido dedicar tiempo para jugar ahí, pero para mí, teniendo acceso a Casinos más cerca y con condiciones infinitamente mejores a las que podía obtener en Las Vegas, nunca tuvo mucho sentido viajar hasta allá. El EV que podía exprimir ahí comparado con el que podía sacar de decenas de otros destinos más accesibles y más económicos la anularon siempre como una opción viable.

¿Tienen puntos en común el Poker y el Blackjack?

No soy jugador de Poker, pero sí, creo que tienen un gran punto en común: las bases y fundamentos del proceso de análisis que se necesita en ambos casos para poder obtener una ventaja estadística que permita ganar plata de forma consistente en el tiempo es idéntico. Obviamente en los dos juegos ese proceso es distinto, porque en el Poker ustedes juegan contra otros jugadores y en el Blackjack nosotros jugamos contra el Casino, pero la mentalidad con la que ambos buscamos obtener esa ventaja estadística sobre nuestro rival creo que es idéntica. El mindset y la visión analítica con los que hay que atacar ambos juegos para poder ganar plata creo que es el punto de contacto más fuerte que tienen entre ellos.

El título de tu libro es un término que se usa en la estrategia de poker. ¿Por qué lo elegiste?

Elegí ese título porque la lección más importante que me dejó el Blackjack profesional – y una que sigue definiendo mis cursos de acción hasta el día de hoy – es la de ser capaz de ver el mundo y mis decisiones desde la perspectiva del EV, y no de los resultados. Me ayudó a entender que la vida no se trata de ganar, sino de “jugarla” con decisiones y jugadas que tengan +EV (y que lo maximicen). Me forzó a entender que eso es a lo máximo a lo que todos los seres humanos podemos aspirar. Después el destino, la “suerte”, Dios o en lo que sea que cada uno decida creer se encargará de dar vuelta las cartas y lo que toca toca. De la misma forma que un jugador de Poker no controla el flop o que uno de Blackjack no controla la próxima carta que va a salir de un zapato, en la vida también hay “vueltas de cartas” sobre las que no podemos ejercer ningún tipo de control.

Creo que el Blackjack, al igual que el Poker, nos enseña de una manera muy cruda que, incluso cuando hacemos todas las cosas bien, existen factores externos que no controlamos que nos pueden hacer perder. Se trata de una lección que guarda una fuerza inmensurable y que es aplicable a todos los campos de la vida, pero que lamentablemente la mayoría de las personas nunca logra entender. El título lo elegí con la esperanza de que los lectores del libro, además de entretenerse con mi historia, se puedan llevar consigo esta lección valiosísima y sumarle valor a la forma en que toman decisiones.

En relación a este tema, aprovecho para recomendarles a todos la película “Moneyball” (la encuentran como «El Juego de la Fortuna» en HBO Max). Si bien es una película de Baseball, para mi no hay ninguna película que haya logrado tratar y graficar mejor este tema del EV aplicado a las decisiones que esta. Para mí, Moneyball es mucho más una película de Blackjack que de Baseball.

La bibliografía de poker es muy amplia. ¿El caso es similar en el Blackjack? ¿Estudiaste al juego en tus inicios? 

Nacho: En comparación a la bibliografía que asumo debe existir de Póker, estoy seguro que la que hay de Blackjack debe ser muy poca, pero creo que lo que hay es más que suficiente. Ganarle al Blackjack involucra un proceso muy mecánico y tedioso y la realidad es que no hay tanto más por descubrir. Todo lo que hay para escribir ya se escribió. Hay jugadores (algunos incluso activos hasta el día de hoy) que desarrollaron técnicas de conteo de cartas que son super complejas y avanzadas de niveles 4 o incluso 5 y sobre las cuáles no existe bibliografía. Creo que eso es lo único que hoy un aspirante a jugador no podría aprender a través de los libros que ya están publicados o el contenido que hay en Internet. Hace unos años un jugador muy conocido en el ambiente profesional había anunciado que iba a publicar un documento con el detalle del sistema de conteo avanzado que desarrolló (Tarzan Count), pero creo que al final nunca lo hizo.

Nunca me metí mucho en temas de teoría dura. No tengo ese perfil. Las cosas que estudié fueron las que necesité aprender para convertirme en un jugador ganador y las que consideraba me sumarían valor en mi aplicación práctica como AP. Tuve la suerte de desarrollar muy buenos vínculos con gente muy importante y reconocida de la comunidad así que siempre que necesité ayuda con algún análisis que excedía mis propias capacidades matemáticas o estadísticas pude conseguirla sin ningún tipo de problema.

Es muy conocida la película «21 Blackjack» que está en Netflix. ¿Te gustó? ¿Es realista?

Sí, me gustó. Me gusta como está hecha y me resulta muy entretenida. Conozco y tengo relación con varios de los miembros del equipo de MIT que hizo conocida la estrategia del “Big Player” y sobre el que se basó esa película (incluso tengo la copia de los documentos de constitución de su LLC original), así que cuando la veo, si bien está ficcionada, en parte siento que estoy viendo la historia de gente que conozco.

Es bastante realista. Obviamente hay cosas que están muy exageradas porque a fin de cuentas es cine y el objetivo de la película tiene que ser entretener, pero en líneas generales creo que refleja muy bien la realidad del mundo del Blackjack profesional. La producción estuvo muy bien asesorada, incluso por los propios miembros del equipo (uno de ellos incluso tiene un rol como dealer en uno de los casinos). Las dos cosas que exagera la película son: 1) la facilidad con la que ganan plata (en el mundo real eso no es así); y 2) todo el tema con los matones de los casinos, los golpes, las amenazas de muerte, etc. A menos que te pongas a contar cartas en un casino clandestino en un sótano de un barrio turbio de Laos manejado por la mafia, esas cosas no pasan. Existen riesgos, sí, pero si te movés en casinos normales y regulados, que un matón te meta en un cuarto y te desfigure la cara a trompadas lamentablemente no es uno de ellos. Y digo “lamentablemente” porque si a alguien le llegara a pasar algo así, la plata que seguro ganaría como consecuencia de la demanda que le haría al casino no la podría ganar ni en dos vidas contando cartas. Conozco de arreglos de varios cientos de miles de dólares pagados por casinos a jugadores por violaciones de derechos mucho menos graves que una golpiza.

¿Qué consejos le darías a alguien que se sienta por primera vez en una mesa de Blackjack?

Le daría cuatro. El primero, que antes de arriesgar un centavo de su propia plata tome todas las medidas necesarias para asegurarse de estar jugando con ventaja y sin errores. En Blackjack, la línea entre el EV positivo y el EV negativo es una muy finita que no perdona ni el más mínimo error. El segundo, que se asegure de estar bien fondeado para jugar en los niveles de apuesta en los que va a jugar. El tercero, que busque siempre las mejores condiciones posibles y que pula al máximo sus capacidades para analizar juegos para poder entender cuando vale la pena apostar y cuando no. El cuarto, y el más importante: que antes de aprender a jugar profesionalmente al Blackjack, se olvide de todo lo que cree que “sabe” de juego y de apuestas.

¿Hay un proyecto de documental con tu historia?

No exactamente. El documental no va a ser sobre mí historia, sino que va a buscar enfocarse más en mostrar cómo es la realidad de un jugador profesional de Blackjack y las cosas que tenemos que hacer para efectivamente ganar plata jugando a este juego. Obviamente que se incluirían anécdotas o historias de mi experiencia como jugador, pero el foco del documental no se va a poner en eso.

En Junio de este año filmamos junto a Manuel García y una directora un teaser en Puerto Iguazú que todavía está en edición, pero la idea es usar ese adelanto para presentarlo en algunas productoras y ver si conseguimos el apoyo para hacer la versión completa. Todavía está todo muy verde, pero estamos avanzando con financiación propia con el objetivo de eventualmente poder meterlo en una plataforma de streaming. Ese es el plan. Veremos que pasa.

Para finalizar decinos que fue lo más lindo que te dió el Blackjack. 

El Blackjack me dio lecciones de vida, experiencias increíbles, anécdotas divertidas, amistades, pero sin dudas, lo mejor que me dio fue mi independencia. Nunca fui tan libre como lo fui durante mis años como jugador, y hoy no estaría disfrutando de la vida que tengo como emprendedor independiente, sin depender de nadie y trabajando de lo que me gusta y me apasiona si no hubiese sido por todo lo que pude hacer jugando al Blackjack.

Si quieren conversar conmigo me pueden encontrar en Instagram y si desean leer los primeros 4 capítulos del libro pueden hacerlo acá. Fue un placer enorme charlar con ustedes y participar de esta entrevista. ¡Buenas cartas para todos!

Nacho Romero

Más entrevistas:

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies.Tienes que ser mayor de 18 años para poder usar el sitio.    Ver
Privacidad